Los rojillos pierden el liderato tras trece jornadas consecutivas en lo alto de la tabla

Los jugadores rojillos tienen que levantarse de la racha de resultados para seguir aspirando al liderato./
Los jugadores rojillos tienen que levantarse de la racha de resultados para seguir aspirando al liderato.

El mal arranque de la segunda vuelta, castiga a los jabatos que hace cuatro jornadas estaban a seis puntos del Sporting

Óscar Casado
ÓSCAR CASADO

La pérdida del liderato se consumó en El Molinón. En este escenario es donde los rojillos cedieron esta privilegiada posición, tras caer derrotados por 3-1 ante el Sporting B. De esta forma, frente al aspirante, se puso fin a una racha de trece jornadas en las que el Mirandés estuvo en lo alto de la tabla y además en solitario.

Para explicar esta caída, hay que observar el mal arranque de la segunda vuelta que han protagonizado los jabatos. De momento, el balance es de dos derrotas consecutivas, a lo que hay que sumar el empate que el equipo cosechó en el ultimo duelo de la primera en Gernika. Como resultado de este bache de resultados, con tan solo un punto de los últimos nueve posibles, la ventaja que tenían los rojillos de seis puntos respecto al Sporting B hace cuatro jornadas se ha esfumado. Ahora son los asturianos los que están al frente con 45, dos más que el conjunto entrenado por Pablo Alfaro.

Precisamente, el entrenador del Mirandés defendió en rueda de prensa tras el partido que a estas alturas de la primera vuelta, el equipo tampoco era líder. Tiene razón, porque tras dos partidos disputados los rojillos era sextos en la clasificación, con cuatro puntos, a dos del vagón de cabeza, ya que por aquel entonces los cuatro primeros tenían el mismo balance.

A pesar de que los rojillos no empezaron la competición pisando la fase de ascenso, pronto llegaron para quedarse entre los cuatro primeros. De hecho, al terminar la tercera jornada ya se metieron en esas posiciones y de momento no se ha bajado de ellas, manteniendo una cómoda ventaja respecto al quinto clasificado, que en estos momentos es de ocho puntos y que ha llegado a ser de doce.

Al margen de los puestos que dan derecho a jugarse una de las plazas para subir a Segunda, el equipo en buena parte de la competición ha estado en lo más alto. En primer lugar estuvo varias jornadas compartiendo la plaza: primero con el Logroñés y el Burgos y posteriormente solo con los capitalisnos.

Fue en la octava jornada de liga cuando los de Alfaro se situaron al frente del grupo II en solitario. Lo consiguió después de remontar en Anduva al Barakaldo, en un partido en el que los rojillos se impusieron por dos goles a uno, con goles de Cervero y de Pito Camacho. Este periodo empezó con un punto de ventaja respecto al Sporting B y a cuatro del Racing, que a día de hoy son los equipos que todo hace indicar se disputarán junto a los rojillos el primer puesto del grupo.

Líderes solventes

Fue a partir de ese momento cuando el Mirandés empezó a sentirse más cómodo, sin acusar la presión por una plaza que ansiaba desde que descendiera de Segunda. Los de Anduva empezaron a demostrar solidez en los duelos, con especial relevancia a los partidos que jugaban fuera de casa. Por este motivo, en la undécima jornada el Mirandés ya aventajaba a sus perseguidores en seis puntos, la mayor renta conseguida en varias ocasiones.

En aquellas alturas de liga, en el segundo puesto ya estaba el filial rojiblanco empatado con el Burgos. Por lo tanto, con la tabla en la mano, todo el grupo contaba con los asturianos para estar entre los cuatro primeros. Por su parte con once partidos jugados, el tercer favorito, el Racing, ya había ido escalando en la tabla y era cuarto a siete de los rojillos.

Con estas diferencias llegó la primera derrota del Mirandés en Tajonar frente a Osasuna B. El pinchazo puso al Sporting B a tres puntos y a los cántabros a cuatro. Las jornadas iban pasando y al terminar la décimo quinta, los jabatos de nuevo ampliaron su ventaja respecto al segundo en la tabla, puesto que Racing robo la posición a los asturianos que bajaron de nuevo a seis puntos de los rojillos.

Tras perder ante la Real Sociedad B, la situación volvió a cambiar, y los rojillos regresaron a tres puntos del Racing y el Sporting, que empató con los cántabros. Pero el Mirandés seguía aprovechando los pinchazos y en la décimo séptima amplió de nuevo la renta a seis respecto a los dos perseguidores.

En esta línea, hace cuatro jornadas y tras vencer en casa al Arenas de Getxo por dos goles a uno, el único que aguantó el tirón fue el filial rojiblanco, que se mantuvo a seis, mientras que el Racing se puso a ocho del líder y el quinto a los ya mencionados doce puntos.

Pero ahí empezó el bache de resultados porque en la décimo novena jornada el Mirandés empató en Gernika, por lo que el Sporting recortó dos puntos dejando la ventaja a cuatro, mientras que el Racing se puso a seis. Ahora tras dos derrotas del Mirandés, el filial asturiano suma dos mas que los rojillos y el Racing acecha a tres puntos, antes de visitar Anduva este fin de semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos