El rival más joven amenaza Anduva

El centrocampista Nacho Méndez tiene 19 años y es uno de sus baluartes. /A. García
El centrocampista Nacho Méndez tiene 19 años y es uno de sus baluartes. / A. García

El Sporting B es el equipo más pipiolo del Grupo II de Segunda B con solo 20,1 años de media; menos que el resto de filiales

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés debutará esta temporada en Anduva dentro de dos días , a partir de las 18.30 horas, contra el rival más joven de Segunda B. Al menos, del lote en el que compite el conjunto rojillo, el Grupo II. Mientras la media de los locales es de 27 años, el Sporting B llegará a Miranda con una plantilla que rebasa por muy poco los 20 años; 20,1 en concreto es la que reúne el bloque gijonés.

Es un dato que convierte a los sportinguistas en los más pipiolos de la categoría, aunque esta circunstancia no se traduce en que este grupo esté exento de calidad futbolística en sus filas. El filial que más se acerca es el de Osasuna, con 20, 4; El segundo conjunto del Athletic tiene 20,8, mientras que el Vitoria (convenido con el Eibar) presenta 21,1 y el más mayor entre los más jóvenes es la Real Sociedad porque sus efectivos hacen una media de 21,7.

La escuadra de Alfaro, por lo tanto, debutará en casa esta campaña ante el más joven. Tal es así que como revelan en tierras asturianas, hay una serie de futbolistas que acaban de recalar en la segunda plantilla desde el juvenil: el portero Christian Yoel (todavía está en edad juvenil) los centrales Isma, Pelayo y Expósito, el interior izquierdo Bertín, los centrocampistas Iván Elena, Mateo, Nacho Méndez y Pedro Díaz y los delanteros Sanabria y David Ruiz.

De hecho, hasta catorce jugadores se sitúan únicamente entre los 18 y 19 años. Es el hecho que motiva la citada media. El conjunto que dirige el técnico José Alberto no ha realizado ningún fichaje exterior. Mantiene el mismo bloque y odas sus caras nuevas proceden del juvenil. Algunos aún tienen edad de esa categoría.

La generación del 98

En Gijón, afirman que este elenco de jugadores ya son conocidos como ‘la generación del 98’, año de su nacimiento. Algunos ya fueron partícipes del ascenso a Segunda B que protagonizó este equipo en la pasada primavera.

«Algunos están asentados en el filial desde hace varias temporadas», subrayan, instantes antes de aportar los nombres de Pedro (delantero, que cumple su tercera temporada en el filial a pesar de tener solo 19 años) o de Nacho Méndez, media punta que sigue también un camino similar al de su compañero. Son piezas importantes en esta escuadra nodriza. Solo un futbolista, el delantero centro Claudio contabiliza 23 años (ha realizado la pretemporada a las órdenes de Herrera, en el primer equipo, al igual que otro ariete, Pablo); todos los demás no llegan a esa edad.

José Alberto utiliza dos sistemas de juego; el 4-4-2, con dos delanteros (Claudio y Pablo), por lo tanto, y el 4-2-3-1. Varía en función del partido y del rival. ¿Cómo jugará en Anduva? No ha dado pistas, pero se intuye que ante el Mirandés su intención esté más cerca del segundo esquema, con un solo punta y dos pivotes de contención.

A la espera de comprobar cómo evolucionan los jugadores que se perdieron la jornada inaugural por lesión, el portero Dani Martín (19 años) y el central Pelayo (19), el objetivo de la primera escuadra que visitará Miranda esta temporada reside en lograr la permanencia con holgura y, como es lógico, surtir de jugadores a su primer equipo, que este curso juega en Segunda División.

Uno de los que acaba de abandonar la disciplina del cuadro rojiblanco es Jaime Santos, su capitán cuando ascendió, y ahora miembro de la plantilla mirandesista.

Jaime: «Al filial se le puede venir encima este estadio»

Es un equipo que además de ser un recién ascendido es muy joven, así que acerca de si le puede pasar factura jugar en Anduva, señala que «no solo en este campo sino en la categoría, que es muy complicada. Quieren aprender, son jóvenes, igual que yo, pero este estadio y esta categoría sí que se les puede venir encima».

Quien así lo dice es una voz más que autorizada porque Jaime Santos, futbolista ahora enrolado en las filas mirandesistas, era el capitán del Sporting B hasta esta última temporada. Así que conocimiento, exhaustivo, tiene de un adversario que, además, no presenta novedades en cuanto a fichajes, porque todas las caras nuevas que han llegado militaban en su equipo juvenil.

«Es el primer partido de la temporada en Anduva, ante mi exequipo, el de mi corazón, así que sí es importante», sostiene el extremo. Confiesa, eso sí, que «no me lo tomo como revancha, es un encuentro especial, sí, pero es uno más y ahora mismo soy jugador del Mirandés; tenemos que salir a ganar todos los partidos».

¿Cómo es el filial? «Tiene de todo, manejan todos los aspectos del juego y vienen de una dinámica muy positiva tras el ascenso y ganar el primer encuentro. Están acostumbrados a vencer porque el año pasado ganábamos muchísimos partidos, han continuado esta temporada y querrán seguir con esa racha».

Recalca que «es un equipo que maneja muchas alternativas, no una sola de juego; puede jugar de forma directa, sacar la pelota desde atrás y es muy variado. En la parte ofensiva son jugadores rápidos, verticales, que la manejan con ambas piernas; en el centro del campo les gusta tener el balón en los pies, no se asustan con la pelota y atrás son contundentes».

Fotos

Vídeos