Un punto que se da por bueno en el arranque de Liga

Kijera lució el brazalete de capitán en el enfrentamiento en Leioa.
Kijera lució el brazalete de capitán en el enfrentamiento en Leioa. / Oskar Matxin

Dos de los capitanes, Kijera y Cervero, mostraron sus sensaciones agridulces por el empate pese a empezar el choque ganando

ÓSCAR CASADO

Los tres puntos eran los que mandaban en el debut liguero. Atrás quedaron los encuentros amistosos y la competición ya exigió a los rojillos un buen esfuerzo en el campo del Leioa. Un choque en el que Cervero empezó adelantando al equipo al poco del pitido inicial. Tras el choque, el asturiano y Kijera fueron los jugadores que salieron a valorar el partido.

Ambos dieron por bueno, y por justo, el punto conseguido aunque de las palabras de los dos se extrae algo de decepción por no haber sido capaces de llevarse la victoria. «La sensación no puede ser cien por cien buena», confesó el lateral, que también afirmó que en este tipo de partidos «en los que no juegas del todo bien nunca es malo no perder».

Por su parte, Cervero se mostró en la misma línea, aunque fue algo más allá al asegurar que «no conseguir ganar una partido en el que vas ganando, siempre te deja una sensación». No obstante, el delantero que ha llegado al equipo en este verano, quiso dejar claro que empezar la competición puntuando fuera de casa es un dato positivo, en una temporada larga en la que está bien ir sumando desde la primera jornada.

En el análisis que hicieron ambos del encuentro, pusieron de manifiesto las alturas de la temporada, con el físico jugando un papel destacable y un rival que mostró algo más de gasolina que los rojillos. Sin embargo, Cervero quiso dejar claro que en este caso el Leioa, al verse por detrás en el marcador, lo tenía más fácil en cuanto a qué hacer en el choque y en cambio el Mirandés pudo dudar puesto que «cuando tienes algo y puedes perderlo también tienes miedo y te echas para atrás», manifestó Cervero.

En cuanto al partido en sí, ambos reconocieron que hubo fases en las que los rojillos mandaron y consiguió imponer su juego, pero el Leioa consiguió rehacerse y achuchar para sumar el punto, sobre todo en la segunda parte en la que lograron el tanto del empate.

Al margen de esto, Kijera reconoció que en el choque, y sobre todo a la vuelta de los vestuarios, se había jugado «más a lo que querían ellos», lo que siempre hace más difícil aguantar el resultado. «Ha sido un partido muy físico y creo que en eso han aguantado mejor», expresó Kijera, que tampoco escondió que «ellos han tenido un poco más de gasolina».

Todo pese a que la actitud desde el arranque, y para prueba el gol, era empezar mandando, por lo que los rojillos quisieron «demostrar que somos un equipo que está hecho para estar arriba», defendió el guipuzcoano. Cervero quiso resaltar el trabajo sobre el césped, también sin balón, lo que demuestra que los rojillos no tendrán miedo a ponerse el mono de trabajo. Con esta predisposición general es como saldrán los rojillos a los campos, aunque como explicó el lateral, luego hay un rival que también quiere ganar.

En este sentido, Kijera quiso darle también mérito al conjunto vizcaíno del que aseguró que «si juegan así todos los partidos va a haber muchos equipos que aquí se dejen puntos». Además advirtió que «no tenemos que olvidad que estos el año pasado quedaron arriba».

Además, y en esta misma línea en cuanto a los rivales, Cervero quiso dejar claro que habrá muchos encuentros como el de Leioa, en el que se tendrá que pelear hasta el final para lograr los resultados esperados. «El grupo vasco es muy competitivo. Hay otros grupos en los que parece que son más difíciles los partidos pero el rival cuando va perdiendo baja los brazos. Aquí se compite hasta el final», explicó el asturiano.

Margen de mejora

En el primer encuentro de liga, los rojillos fueron de más a menos en un duelo típico de principio de temporada. En este sentido, Kijera avanzó que el Mirandés «tiene mucho margen de mejora» sin olvidar que en esta temporada de momento, sin que esté cerrada la plantilla, hay 16 caras nuevas dentro del vestuario.

Por este motivo aseguró que «fallos o errores que se han visto hoy se van a ir corrigiendo y las virtudes que se han podido ver se van a resaltar». Un punto que no hay que dejar de lado y en el que Kijera expresó que cuando el equipo pudo poner en práctica su juego, fue superior al rival.

Cervero también apuntó a que en esta semana, con la mente puesta en el debut en Anduva, tocará analizar el encuentro, para poder sacar conclusiones y poder mejorar. A este respecto, señaló a la jugada en la que el Leioa logró la igualada, una acción «que no debería de haber pasado». En cualquier caso, el nueve tuvo un buen estreno en los personal, con su primer tanto como rojillo. Pero en sus conclusiones, junto al tanto, también recordó el trabajo realizado. «Yo se mis virtudes e intento sacarlas, se mis defectos e intento esconderlos y ojalá siga teniendo la suerte de cara a gol, pero que sirva siempre para sumar», deseó el asturiano.

Fotos

Vídeos