Puerto sufre una distensión a causa de un pequeño desgarro en el hombro

Israel Puerto se retiró al vestuario el pasado domingo con un problema en su hombro derecho./ A. G.
Israel Puerto se retiró al vestuario el pasado domingo con un problema en su hombro derecho. / A. G.

El central tiene una «buena movilidad en la zona» y en función de su evolución no se descarta que pueda jugar en lo que queda de temporada

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Israel Puerto ya conoce con exactitud qué tipo de contratiempo le impidió seguir ante el Mallorca. Según la radiografía que se le realizó en el hombro derecho, sufre «lesiones secundarias de la articulación». En este caso concreto, se trata de «una distensión en la cápsula articular originada por un pequeño desgarro». Es, por lo tanto, una lesión menos grave de lo que se podía prever en un principio, de tal forma que no se descarta su presencia en las convocatorias del Mirandés en lo que queda de la presente temporada.

Visitó ayer al traumatólogo y comprobó que tiene una «buena movilidad» en la zona dolorida. De hecho, este miércoles trabajó junto a los fisioterapeutas ya sin ningún tipo de vendaje o apósito en el gimnasio y sus sensaciones fueron «positivas». Incluso, las previsiones más optimistas revelan que no está descartado tampoco para el próximo domingo aunque, como es lógico, habrá que esperar a la evolución que sigue durante estas jornadas. Cuando menos, es duda.

Es un problema que origina que se le salga con más facilidad el hombro. De momento, no piensa en pasar por el quirófano, si bien en próximos meses, ya en verano, podría apostar por esta alternativa para solventar mediante una operación quirúrgica ya de forma definitiva este contratiempo que puede afectar en mayor medida a deportistas que practican una determinada disciplina.

Sea como fuere, se subraya que no es una dolencia grave y que el sevillano, ayer, se encontraba mucho mejor. Es, por lo tanto, la única duda que alberga Pablo Alfaro ante el choque frente al Extremadura que se disputará dentro de tres días.

El Mirandés regresó ayer al trabajo después de la habitual jornada de descanso del martes. El cuerpo técnico pudo trabajar con veinte futbolistas del primer equipo, con la única ausencia de Puerto, que tuvo actividad pero al margen del grupo. El resto de la plantilla llevó a cabo con normalidad una sesión que se prolongó durante más de sesenta minutos en el Campo 2 de los anexos de Anduva.

A las 13 horas del sábado

Los rojillos seguirán trabajando en sesiones matinales (todas tendrán lugar a las 10.30 horas) durante toda la semana hasta el sábado, día en el que emprenderán viaje a Almendralejo con el Extremadura UD como rival en esta segunda eliminatoria del 'play off' de ascenso.

La expedición tiene previsto partir a la una de la tarde, después de entrenar por la mañana del día 2 de junio, con la finalidad de comer por el camino. La vuelta está programada para después del encuentro.

El bloque azulgrana, por su parte, entrena las últimas jornadas con las ausencias de Airam Benito y Lomotey –un internacional ghanés, de 20 años–, quien no se recupera de un proceso gripal. Juan Sabas, su técnico, deberá buscar un recambio para el defensa central Pardo, que se pierde el choque ante los rojillos por sanción tras ser expulsado por doble tarjeta amarilla en el anterior envite.

Nico del Monte podría ser su sustituto, un central zurdo, y Borja actuaría por el flanco diestro del eje de la zaga. Tampoco se prevén muchas más modificaciones en un equipo, el extremeño, que varía poco sus piezas en cuanto al once inicial. El madrileño Sabas repetirá en su quinto partido oficial desde que volvió al club de Almendralejo tras asumir las riendas de este conjunto a falta de dos choques para el final de la Liga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos