Una primera vuelta de «sobresaliente»

Una primera vuelta de «sobresaliente»

El técnico rojillo, Pablo Alfaro, pone buena nota a esta mitad de liga aunque asume que «el equipo todavía tiene margen de mejora»

Óscar Casado
ÓSCAR CASADO

Han pasado 19 partidos desde que en el mes de agosto empezara a rodar el balón de manera oficial. Un tiempo en el que un equipo prácticamente nuevo, como era el conjunto de Anduva, ha respondido a las expectativas que se le exigían. Los de Pablo Alfaro han llegado al ecuador de la liga como líderes en solitario, con número similares al resto de gallitos de Segunda B. Una realidad que hace que los rojillos sean favoritos a ganar el grupo y meterse en la fase de ascenso con derecho a soñar.

Pero antes de que llegue todo eso queda mucho camino por recorrer. Ahora hay que vivir el presente con trece encuentros ganados, cuatro empatados y solo dos derrotas en el casillero del Mirandés. Con estos registros se han alcanzado los 43 puntos, una cifra superior a la que se logró a estas alturas de liga en la temporada del histórico ascenso a Segunda División. En aquella 2011/2012, los de Pouso sumaron 40 aunque llevaban seis de ventaja respecto al segundo clasificado, en un grupo en el que estaba la Ponferradina, el Eibar o el Alavés.

Al margen de las comparaciones, el actual técnico rojillo no dudó tras el choque en Gernika en valorar esta primera vuelta como de «sobresaliente». Lo hizo además después de un encuentro en el que los suyos sufrieron, algo que no quitó argumentos para que defendiera el rendimiento de su equipo. «Por hoy y por todos los partidos es muy meritorio», resaltó Alfaro, que destacó que el trabajo realizado «es para estar muy satisfechos».

La buena labor también se valoró desde el banquillo rival. En este sentido, el entrenador del Gernika, Jabier Luaces, apuntó que los rojillos demostraron su potencial, por lo que indicó que «ha sido el mejor equipo que ha pasado por aquí en mucho tiempo».

Alfaro, que reconoció que su equipo sufrió sobre todo en la segunda mitad del último duelo del año, confesó que antes de que empezara la competición hubiese firmado esta primera vuelta «y algo menos bueno también». Una revelación que da una muestra del grado de satisfacción que hay dentro de la caseta, desde donde se asume que los números son como para estar donde se está, por lo que volvió a defender que «el trabajo está siendo bueno».

También tuvo palabras positivas para el papel de los futbolistas. Una plantilla de la que dijo que la disposición que se ha encontrado era buena porque «todo lo que se les propone lo asimilan y lo muestran. En días con más dificultad o con menos»

Exigencia

El margen de mejora fue un tema recurrente a principio de la temporada, por lo nueva que era la plantilla. Cada jornada que pasa se habla menos de este aspecto, entre otras cosas por la competitividad que ha alcanzado el equipo. Pero desde el cuerpo técnico, Alfaro al ser preguntado por ello no ocultó que «todavía quedan», algunos facetas en las que hay que evolucionar, aunque defendió que «ojalá en el penúltimo partido de liga os diga que quedan cosas por pulir y estemos donde estamos».

En esta línea, el míster mirandesista afirmó que «en la vida siempre hay que intentar ser autocrítico, valorar lo que haces, pero lógicamente querer mejorar». Por ello confesó que los suyos tienen muchos mecanismos que van adquiriendo, pero en la parte que hay que apuntalar, señaló que «hay muchos momentos de los partidos en los que nos mostramos muy poderosos y otros en los que lo pasamos un poco peor».

Ahora toca que las partes buenas cada vez sean más largas, al contrario que los bajones porque entre otros motivos «tenemos futbolistas para ello», asumió Alfaro. Por eso, la maquinaria se tiene que seguir puliendo de cara a una segunda vuelta del campeonato en la que esperan «mantener la velocidad de crucero» que se ha tenido en esta primera fase.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos