La plantilla incide en la presión con la única ausencia de Igor Martínez

La plantilla incide en la presión con la única ausencia de Igor Martínez

El equipo ensayó por la mañana la posesión y por la tarde completó la doble sesión con un entrenamiento en el campo 2 con el filial

ÁNGEL GARRAZA

El grupo de Pablo Alfaro regresó a la actividad tras el día de descanso y lo hizo en doble sesión. Por la mañana, todos los protagonistas salvo el lesionado Igor Martínez (al parecer, la nueva lesión muscular que sufre no reviste gravedad, pero sí le ha provocado tener que parar), saltaron al campo 2 de entrenamiento 45 minutos más tarde de lo que estaba previsto en un principio. A excepción del vitoriano, comenzaron a preparar el partido ante el Bilbao Athletic los demás integrantes de la primera plantilla, bloque en el que ayer también se encontraban los jugadores del filial Moussa y Carri.

El cuerpo técnico hizo especial énfasis durante el entrenamiento matinal en el aspecto físico y táctico; con especial atención a la posesión y presión, principalmente en campo contrario, para propiciar el posterior robo de balón y originar, a partir de ahí, transiciones con superioridad numérica de efectivos.

Son armas que se quieren potenciar ante el próximo rival, el joven filial bilbaíno. Robo y posesión para crear a continuación juego ofensivo con la intención de que más futbolistas se sumen a esta faceta, hasta ahora en la Liga solo propiedad de Cervero en cuanto a la consecución de goles.

En la recta final del ensayo, mientras más de la mitad de la plantilla se dirigía a los vestuarios, centrocampistas y delanteros se quedaron practicando en el campo 2 acciones atacantes colectivas bajo la supervisión de todo el cuerpo técnico. Miguel Alonso, segundo entrenador, es quien lleva la voz cantante en estas primeras prácticas de la semana.

Ya por la tarde, estaba programado el segundo ensayo a las 17.30 horas; se mantuvo, pero con una novedad de última hora, ya que consistió en un entrenamiento con el filial. Una prueba ante el segundo equipo mirandesista, que compite en Regional Aficionados (ha ganado, al igual que otros cuatro rivales, sus dos partidos hasta ahora por sendos 2-1), en la que Alfaro realizó probaturas aunque, como suele ser habitual, tampoco dio muchas pistas sobre el once inicial que puede poner en liza dentro de tres días.

Acostumbra a esconder sus cartas y eso es lo que también hará hoy, con una práctica a puerta cerrada, para ensayar estrategia y balón parado, que tendrá lugar en Anduva.

Modificaciones en el once

Sí que estaría valorando introducir variaciones con respecto a los jugadores que participaron en la última jornada en Merkatondoa. Al margen de Igor Martínez, que fue titular ante el Izarra y cuya presencia ante los cachorros, salvo sorpresa, está prácticamente descartada este fin de semana, también se plantea realizar alguna modificación más, tendente a jugar con futbolistas de corte más creativo y ofensivo tanto en el medio del campo como en la delantera.

Anduva no es el campo de hierba artificial de Estella, ni en dimensiones ni, sobre todo, en cuanto al terreno de juego; el filial vasco no es el Izarra respecto a características y estilo de juego y el Mirandés, además, juega en casa. Son factores más que suficientes como para que el técnico de Zaragoza estudie aplicar cambios (tampoco serán excesivos) en la próxima alineación con la finalidad de que los puntos se queden en Miranda por tercera vez consecutiva desde que se puso en marcha en agosto la competición de Segunda División B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos