Un partido sin margen para fallar

La conjura en el grupo parece clara en lo que queda hasta final de temporada. /Avelino Gómez
La conjura en el grupo parece clara en lo que queda hasta final de temporada. / Avelino Gómez

El Mirandés viaja a Villaviciosa con la idea de sumar tres puntos que le permitan seguir en la pelea por el primer puesto

ÓSCAR CASADO

No hay opción para la más mínima relajación. A estas alturas de la Liga y con el escenario que hay sobre el tablero, los rojillos no pueden dormirse porque no hay margen de error. Los tres puntos son necesarios ante el Lealtad (12.00 horas) en un encuentro que no tiene el cartel de otros hasta la fecha, pero que ya se disputa en una fase de la temporada en la que todo es decisivo. Y más si se quiere seguir optando a ser el primer equipo del grupo a medio plazo y a recuperar el segundo puesto a corto, tras la victoria de la Real Sociedad B el viernes.

Para conseguirlo, el conjunto de Pablo Alfaro ya sabe que tiene que apretar con fuerza el acelerador. Algo que no vale solo con decirlo y para demostrarlo hay que sumar de tres en tres. El bloque rojillo afronta su segundo partido consecutivo contra un rival asturiano y de la parte baja, en un momento en el que se puede volver a las dos victorias seguidas. Una circunstancia que solo se ha dado en una oportunidad en la segunda vuelta frente a la Peña Sport y el Izarra.

Pero esta es ocasión propicia para lograrlo, ante un rival que no tiene el potencial de los rojillos. Sin embargo, al igual que sucede a los jabatos, el Lealtad afronta el encuentro con la obligación de al menos pelear contra uno de los gallitos del grupo y eso que lleva cuatro partidos sin ganar.

Sobre el campo de Les Caleyes se medirán dos urgencias muy diferentes. Si los rojillos pelean por seguir en lo alto, sin dejar escaparse al Sporting B y ahora al filial donostiarra, el Lealtad también tiene la obligación de sumar una victoria si quiere seguir con opciones de mantenerse en Segunda B.

Esta urgencia por no caer en el pozo de la Tercera División, unido a que se juega fuera de casa, hará que el Mirandés viaje con la mentalidad de ponerse el mono de trabajo. Para poner más picante al asunto, si se mira la clasificación, el reto de los de Alfaro por esa primera plaza es difícil pero la diferencia es menor en comparación con la que tiene que salvar el Lealtad.

Los asturianos son antepenúltimos en la tabla con 23 puntos empatados en los dos últimos puestos de descenso con el Osasuna B. Por encima de ellos, en la casilla que castiga con el fase de descenso está el Izarra con 29 puntos, empatado con el Vitoria que marca la salvación. Entre estos equipos se repartirán los puestos de peligro, puesto que el siguiente es el Amorebieta con 36. Por lo tanto, con pocos en esa lucha, los asturianos necesitan puntuar.

Lo hará en un campo en el que no gana desde el mes de enero. Fue en un encuentro ante uno de sus rivales directos, el Caudal al que venció por 2-1. Al margen de estos tres puntos, los de Villaviciosa no han conseguido muchos triunfos en su estadio. En concreto solo hay que sumar otros dos, ante el Real Unión por la mínima en octubre y frente al Logroñés por 2-1, también por esas fechas tempraneras en la temporada.

Los riojanos no son el único equipo del vagón de cabeza que se ha dejado puntos. El Gernika y el Tudelano empataron en tierras asturianas, en dos duelos en los que no hubo goles. Ahora solo hay que esperar a que los rojillos no se sumen a ellos y sean capaces de vencer a un equipo al que aventajan en 34 puntos.

La superioridad sobre el papel se iguala por las alturas de la temporada y porque los rojillos de momento no han conseguido enlazar la misma racha de resultados fuera de casa, como sí que lo hizo en la primera vuelta de la competición. Desde que la ruleta comenzara a correr después del parón de Navidad, elMirandés solo ha conseguido vencer a la Peña Sport a domicilio.

Eso sí, hasta la fecha, los rojillos acumulan como visitante 27 puntos de los 57 que acumula, un dato en el que sigue mandando como el mejor visitante. Frente a esta estadística, el Lealtad en todo lo que se ha disputado de Liga acumula 23 puntos y en casa quince.

Convocatoria

Para el partido en Villaviciosa Pablo Alfaro se ha llevado a 18 futbolistas. Un número en el que no está por lesión Yanis Rahmani que sufre un esguince en el ligamento interno tras una acción en el último duelo contra el Caudal. Su puesto en el once puede ocuparlo Igor Martínez, puesto que el vitoriano fue el que salió en su sustitución.

Junto al extremo tampoco estarán ante el Lealtad Peláez, que se acaba de recuperar de sus problemas físicos y Bruno Rivada, uno de los fichajes del mercado de invierno. El defensor jugó de lateral el último encuentro ante el Caudal, aunque fue sustituido al descanso y en esta ocasión se queda sin viajar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos