«La paciencia y ser fuertes en casa, las claves para este año»

Igor Martínez participa desde el primer día en los entrenamientos de la plantilla./ O. CASADO
Igor Martínez participa desde el primer día en los entrenamientos de la plantilla. / O. CASADO

Igor Martínez espera «devolver el cariño que me muestra la afición aquí en una temporada en la que se puede hacer algo muy bonito»

ÁNGEL GARRAZA

Es la frase que más repite tras su vuelta al Mirandés. «Se puede hacer algo muy bonito este año, que la gente disfrute», insiste Igor Martínez. Acerca de los pilares sobre los que se puede sustentar este deseo, expone que «sobre todo aquí en casa tenemos que ser fuertes, sólidos, que se escapen pocos puntos, fuera de casa va a ser más complicado porque hay buenos equipos, con la misma intención de subir a Segunda División; así que tanto eso como la paciencia, ir partido a partido, pueden ser importantes; pero ya llegará, lo que veo de momento es que hay muchísima ilusión, ambición y ganas y por eso he venido».

Confiesa que en esta categoría, y en este grupo en concreto (el II en el que, presumiblemente, quedará encuadrado el equipo) «es muy complicado puntuar fuera de casa; no solo ante el Racing, que puede ser uno de los favoritos, también otros como el Barakaldo, el Amorebieta, el Leioa, que el año pasado estuvo arriba, y a los que va a ser complicado ganar. Y, sobre todo en casa, lo que tenemos que hacer es ser fuertes y los partidos que no vayan bien arroparnos con nuestra gente, que siempre va a estar ahí. Eso va a ser muy importante», sostiene el jugador.

El futbolista vitoriano, que acaba de cumplir 28 años, admite que se siente querido en el Mirandés, lo que siempre supone una inyección de moral. «Desde que llegué, incluso antes de hacerse oficial mi llegada, ya la gente por la calle me daba ánimos y me mostraba su cariño. La verdad es que estoy muy contento por el reconocimiento, siempre me he sentido muy querido aquí y espero que el año vaya fenomenal y les pueda devolver ese cariño», aseguraba feliz de volver al club rojillo.

Respecto al hecho de bajar un escalafón, tanto él como el club al descender a Segunda B, le resta importancia porque se ha dado cuenta de que en el vestuario se respira ambición. «Veo mucha ilusión y muchas ganas; con esa ambición he venido aquí. Sí, estamos en Segunda División B, pero creo que hay la ilusión suficiente para hacer un año muy bonito; vamos a remar todos en la misma dirección, ahora estamos pocos jugadores, pero Seba está haciendo muy buenos fichajes y una buena labor; ahora toca compenetrarnos» aseguraba el futbolista atacante.

Lesión olvidada

Igor Martínez sufrió el ejercicio anterior una lesión en un pie, circunstancia que le impidió ser de la partida durante varios meses en el Lugo. Este hecho, sin embargo, está ya olvidado. «Tuve una lesión, no varias como se dice, en el pie que me privó bastantes meses de jugar, pero ese capítulo está ya olvidado; los últimos meses en Lugo he estado entrenando y jugando normal y ahora en pretemporada estoy en plenitud de condiciones y me encuentro bien».

Así lo demostró en el entrenamiento con rival que tuvo lugar el pasado sábado. «Estamos haciendo estos días mucha carga de entrenamientos, muchas sesiones, que hacen que no tengas las piernas frescas pero, a partir de ahora, vienen partidos exigentes con el objetivo de prepararnos para estar en plenitud de condiciones para el primer partido de Liga», apostilló el mediapunta o extremo rojillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos