El Correo
Mirandés

Colas en la sede pese a las críticas

En la sede se trabajó a buen ritmo por la mañana con un goteo constante de aficionados que querían renovar su carné.
En la sede se trabajó a buen ritmo por la mañana con un goteo constante de aficionados que querían renovar su carné. / O. C.
  • Los abonados rojillos responden en la primera jornada de la campaña de captación pese a las dudas en un sector de la afición por los precios

La persiana de la sede rojilla se levantaba ayer con la incertidumbre del inicio de la campaña de abonados para la temporada 2017/2018. Un tres de julio en el que se abría el plazo para renovar, darse de alta, o reservar asientos para los socios que van a ser reubicados desde la Tribuna Sur hasta la zona lateral de la nueva General. Un periodo que se prolongará hasta el 24 de julio, fecha a partir de la cual se pondrán a la venta por parte del club todas las ubicaciones disponibles, incluidas las que no se hayan renovado hasta ese momento.

Éste era el escenario, pero en el ambiente se respiraban todavía las críticas que se produjeron después de la presentación del pasado viernes. Apartir de ese momento, por parte de un sector de la afición empezaron los reproches, puesto que los precios que se fijaron por parte del consejo de administración no sentaron nada bien.

Pero al final, y al menos en la primera jornada en la que se podía ir a por el abono del nuevo curso, la parroquia rojilla respondió. Lo hizo con colas en una mañana en la que en las oficinas se trabajó para atender la demanda que llegaba a la sede.

De esta manera arranca uno de los momentos más importantes de la temporada para las arcas del club, puesto que en Segunda B, los ingresos que se consigan a través del capítulos de los abonados vuelven a ganar peso. Y es que en las últimas cinco campañas el equipo ha vivido en el fútbol profesional, y al margen de las cosas malas que puede tener, ahora se pierden compensaciones económicas que se recibían por formar parte de la Liga Profesional de Fútbol (LFP).

Si se mira seis temporadas atrás, última campaña de los rojillos en la Segunda B, los precios que se establecieron no son del todo comparables, puesto que la gran mayoría de los socios se hacían con el carné en un sector que ha desaparecido: la vieja General. Una forma de ver el fútbol de pie que se tuvo que suprimir a exigencia de la LFP. En aquel curso, el abono de General tenía un precio de 80 euros para los jóvenes y en el caso de los mayores de 25 años de 160. Cien más que en esta campaña en la que el fútbol se ve sentado.

Una comodidad que ya tenían en Tribuna los socios de aquel entonces que tuvieron que pagar 245 euros, tan solo quince menos que en esta 2017/2018, aunque por aquel entonces todavía se establecía la categoría de mayores de 65 años. Un sector de la población que se colocaba mayoritariamente en esa parte del campo y que tenía rebaja, por lo que desembolsaban 165 euros.

Tan solo hubo un precio que fue más alto en aquel curso antes del ascenso, en comparación con éste que se acaba de iniciar. Se trataba de la Tribuna Sur, en la que el asiento te costaba 200 euros, por los 170 que tiene ahora, aunque en esta nueva temporada en ese sector se ubicarán las peñas.

Eso sí, en términos globales, los precios de aquella temporada 2011/2012 hacían que el abono estuviera en la media de los equipos, mientras que en ésta salvo excepciones y a la espera de la presentación de todos los rivales, el carné rojillo está entre los más caros.

Lo que coincidía es que no entraban los posibles partidos de la fase de ascenso y los encuentros de Copa del Rey contra rivales de superior categoría. Eso sí, por aquel entonces, en la Asamblea de socios ya se dejó claro que las entradas en los play off tendrían un coste de doce euros para los adultos y de cinco para los jóvenes.

En Segunda

El primer curso en le fútbol profesional fue el momento en el que se logró el techo de socios, rondando los 5.000. En aquella campaña en General todavía se veía el fútbol de pie, con un coste de 205 euros para los adultos y de 73 para los jóvenes. En Tribuna era de 315 euros y en la Sur de 260, lo mismo que se pagará este año en la zona central de General.

Los precios se fueron manteniendo, aunque siempre al alza en la 2013/2014 y la 2014/2015 en las que la mayoría de los asistentes veía el fútbol sin sentarse, aunque en ese momento ya se realizó la conversión en Sociedad Anónima exigida por la LFP. En la 2015/2016 es el curso en el que el coste del abono tocó sus niveles más altos, a excepción de la Tribuna Sur que con la mejora de General se colocó en un peldaño inferior en cuanto, ya que se redujo hasta los 260 euros.

El precio se mantuvo en la pasada ya que en las dos últimas temporadas en Segunda los precios han sido los mismos.De esta manera en Tribuna el precio era de 345 por lo que se ha producido una rebaja de 85 respecto a este curso en Segunda B. Algo más se ahorrarán los de Tribuna Sur, puesto que en el fondo de animación costará 90 euros menos. En la General central y lateral la reducción ha sido de cincuenta euros.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate