El Correo
Mirandés

El Komando te seguirá animando

El Komando te seguirá animando
  • Ascensos, descensos, decepciones y alegrías se entremezclan en el 20 aniversario de la peña rojilla que todavía mantiene algo de la esencia con la que nació

Por aquel entonces, el Mirandés, incluso el fútbol, eran muy diferentes. No existían los horarios de las televisiones, ni el control de la LFP, y mucho menos, en los campos de regional. Todo aquello era otro mundo. El balón era importante, pero tampoco lo era todo. Tras los resultados, en forma de derrotas y de victorias, los rojillos todavía eran una gran familia.

En mitad de todo esto hubo un grupo de aficionados que se juntaron, seguramente sin ser muy conscientes de lo que hacían. De aquello, se han cumplido 20 años en la temporada 2016/2017 y fue entonces cuando se agruparon bajo el nombre de Komando Kemando. Su presidente, Roberto Mardones, recuerda de aquella época que los jabatos trataban de conseguir el ascenso a Tercera. Un paso de gigante para un conjunto que no vivía su mejor momento, con la sombra de la desaparición todavía presente. Eran tiempo complicadas en las que jugadores de Miranda sacaron adelante al enfermo del hospital.

«Era la temporada 96/97 en la que un grupo de amigos, algunos nos conocíamos y otros no», arranca Mardones para explicar una fundación en la que se contaban «20 ó 25» aficionados. Aquella fue un gran curso para los rojillos que terminaron la competición de Regional Preferente invictos y con el billete para jugar en Tercera y entonces «para celebrar el ascenso decidimos tirar para adelante». Ahí comenzó una relación en la que tanto el equipo en el campo, como la peña en la grada empezaron a crecer.

Pero antes de que los rojillos tocaran el fútbol profesional, pasaron muchos rivales por delante del Mirandés, pero desde aquel momento siempre tuvo apoyo en las gradas. Eso sí, el aliento en muchos partidos fuera de casa no siempre llegaba puntual. Por un motivo u otro, el autobús del Komando habitualmente llegaba tarde, aunque cuando entraba se sentía. Con un ‘ya estamos aquí’ se hacía notar para preguntar después cómo iba el partido. Porque no siempre había marcador en el campo.

Eso fue en una segunda fase, porque en los inicios «igual íbamos cuatro o cinco en el autobús con los jugadores». Después empezaron los coches particulares y casi sin darse cuenta comprobaron que podían llenar un autobús. «Poníamos prácticamente a todos los lados, porque eran desplazamientos cercanos y a una hora factible», rememora Mardones, al que le vienen a la mente equipos como el Anguiano, Alberite, Egües, Oberena, Chantrea. Unos campos en los que eran recibidos «con los brazos abiertos».

En aquellos inicios, en Anduva también había muchas diferencias ya que «general estaba vacío, estábamos nosotros y pocos más». Era lo que había, el Mirandés tenía que reengancharse con la afición y eso pasó tras el partido del Lemona, que fue «un estallido» que cambió para bien el destino de un equipo que comenzó a crecer como la espuma.

Cambios

En estos veinte años, los cambios han ido de la mano del Komando, aunque su presidente confiesa que el Mirandés es el que realmente ha evolucionado. «Nosotros casi añoramos esas épocas, el equipo es profesional», observa Mardones, que también explica que los años tampoco pasan de largo para los komandos.

Para ellos «subir solamente a Segunda B fue lo máximo» pero tras esa página brillantes de la historia rojilla vinieron otras como «cuando se ascendió a Segunda, la semifinal de la Copa del Rey...yo creo que hemos vivido todo el crecimiento de lo que es el club». Y lo hicieron con el Komando en las gradas.

En este tiempo se ha pasado de vivir el fútbol de pie a la nueva general con los asientos. Una obligación al aterrizar dentro del fútbol profesional que «está muy bien» pero que también es innegable que con ella «se ha perdido la gracia» que antes se respiraba en Anduva.

En ellos también hay cambios, porque muchos de los seguidores que se sumaron tras el gol de Iván Agustín lo hicieron con ellos. Todo con la marea rojilla en su punto más alto. «Al principio nos costó llegar a los setenta socios, pero luego llegamos hasta los 220 pero ya se nos escapaba de las manos», confiesa, mientras aclara que en los últimos años la cifra se ha mantenido en torno a los 120 socios.

«Algunos se han tenido que ir otros llegan» pero la esencia con la que empezaron es algo que se trata de mantener, con su particular manera de comprender el fútbol, la forma de animar y donde todavía se viven sus desplazamientos interminables.

Ahora, Mardones apunta que tal vez se persigue más el espectáculo y antes lo que ellos buscaban era «el ir al fútbol y pasarlo bien un rato». Con esa filosofía es con la que siguen, aunque lo único que no se puede obviar es el paso del tiempo que ha hecho que la peña se formalice «un poco bastante», se asume, aunque «siempre hay alguno que se mantiene», bromea el presidente.

Ese paso del tiempo se ha reflejado también en la aparición de otra peña que en parte da continuidad a lo que empezaron: los Jóvenes Jabatos. Como no podía ser de otra manera, desde el interior del Komando se tomaron su nacimiento sin ninguna rivalidad. «Nos alegramos porque con el lemonazo eran chavales que se ponían cerca» y ahora son los viejos del Komando, como ellos cantan, los que tratan de ayudar para que se mantenga el relevo y también ellos puedan cumplir su 20 aniversario.

Actualidad

A partir de la próxima temporada, desde el club se ha anunciado una modificación en la zona en la que se situará la grada de animación. En cuanto al cambio de ubicación, Mardones pregunta: «¿el actual o del antiguo?». Una respuesta que hace recordar que cuando se estrenó la nueva grada de general, el Komando ya se tuvo que cambiar de sitio y ahora tendrá que volver a hacer las maletas hasta la grada del fondo Sur.

Una segunda modificación que ahora se ve con más pereza por parte de la peña, aunque será una decisión que tengan que tomar cada uno de los socios de manera individual. Un cambio de ubicación que tampoco se ve mal, aunque sí que se explica que podía haber sido una decisión que se tomara el año en el que se inauguró la nueva general. Además, Mardones entiende que ese punto puede estar destinado más para gente joven «que seguramente no haya tenido sitio en la grada de animación porque estaba copada».

En cualquier caso, de lo que no queda dudas es que a partir de la próxima temporada el Komando seguirá animando al Mirandés, porque en su filosofía tampoco importan mucho las categorías. «Nosotros estaremos ahí» se asegura, y más después de haber pisado los campos de regional. Lo que seguramente no será lo mismo es «que ahora tenemos menos alcance en la voz, pero ahí estaremos. Eso fijo», cierra el presidente de Komando Kemando.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate