El Correo
Mirandés

Alfaro sacó el mejor promedio de puntos

Pablo Alfaro es el entrenador que mejores números ha obtenido de los cuatro técnicos que han pasado por el banquillo esta última temporada.
Pablo Alfaro es el entrenador que mejores números ha obtenido de los cuatro técnicos que han pasado por el banquillo esta última temporada. / A. GÓMEZ
  • El técnico terminó con 12 en 11 duelos; Terrazas logró 16 en 16 y De los Mozos y Barragán consiguieron menos de uno por partido jugado

El despropósito de temporada 2016/17 tuvo como ingrediente añadido la presencia de hasta cuatro entrenadores en el banquillo del Mirandés durante la campaña recién concluida. Un dato de récord, tanto a lo largo de esta temporada en Segunda División, porque ningún otro rival ha fagocitado a más técnicos en diez meses de competición, como en lo que supone la historia del club en una misma campaña. Ningún otro adversario superó el ‘baile’ de inquilinos del banquillo, un hecho que, al final, no sirvió para evitar el descenso a Segunda B y el Mirandés nunca ha tenido a cuatro en el mismo curso. Sin embargo, el que acabó con la mejor media de puntos de todos ellos fue el que continuará el ejercicio próximo en el mismo equipo, aunque en un escalafón inferior: Pablo Alfaro.

Ningún promedio es como para que se pueda destacar ni para mostrarse exultante. De hecho, ninguno de los cuatro consiguió enderezar el rumbo de un bloque desequilibrado y sin unidad, pero solo uno pudo rebasar la media de puntos por encuentro. El de Zaragoza logró 1,09 por partido disputado al contabilizar doce en los once choques que dirigió al Mirandés en el tramo final del campeonato.

Al margen de la sensaciones, que con él mejoraron en prácticamente todos los compromisos que se jugaron durante los últimos tres meses de competición (salvo en Tarragona y Almería), consiguió tres triunfos, otras tantas igualadas y cosechó cinco derrotas. Todo ello, para sumar doce puntos en los últimos once partidos. Con él en el banco, el equipo recibió 15 dianas y en tres partidos logró mantener la portería a cero, algo que tanto se ha echado de menos en este curso. Encajó 1,3 por encuentro. Protagonizó el mejor balance defensivo. A favor, sumó 10.

El siguiente en lograr más puntos, de media, fue quien empezó la campaña como primer técnico y como manager general: Carlos Terrazas. Es el que más tiempo ha permanecido en el banquillo porque con el bilbaíno el Mirandés jugó 16 encuentros. Que es cuando consiguió 16 puntos o, lo que es lo mismo, uno por jornada. Insuficiente para lograr la salvación, tal y como se ha comprobado.

Frágil desde agosto

La plantilla estuvo nueve duelos consecutivos sin conocer la derrota, pero ya se detectaba que las sensaciones que transmitía no eran las mejores por parte de un equipo muy frágil, que iba sumando puntos con elevadas dosis de fortuna. Hasta que la suerte desapareció el resto de la competición y los rivales elevaron sus cuotas de acierto ante la portería rojilla, lo que ha derivado en que el Mirandés haya acabado como el conjunto más goleado de toda la categoría de plata.

El balance con el ahora entrenador de la Ponferradina fue de siete empates, seis derrotas y solo tres triunfos en 16 citas, logrados de forma agónica ante Cádiz, Tenerife y Rayo (por aquel entonces, andaluces y canarios, que han protagonizado una de las dos semifinales del ‘play off’, saldada a favor de los insulares, no atravesaban por su mejor momento).

Encajó 24 goles. Uno y medio por partido (peor registro que el aragonés) y el equipo solo logró bajo su mando 16 en la portería contraria. Uno cada fin de semana

Álvarez de los Mozos dirigió al equipo ante el Elche tras el cese de Terrazas. Y logró la victoria por 1-0. Después de estrenarse como preparador de Segunda División en Miranda, volvió a coger las riendas del equipo al comienzo de la segunda vuelta, una vez que fue cesado Claudio Barragán.

En total, con el duelo contra la escuadra ilicitana, se mantuvo como primer entrenador en once compromisos, en los que sacó diez puntos. Peor bagaje que Alfaro y que Terrazas. Obtuvo cuatro empates, dos victorias (Elche y Rayo, ésta en Vallecas) y cinco derrotas. Al equipo le endosaron 16 tantos y él contabilizó nueve.

Claudio Barragán estuvo al frente solo cuatro partidos: Valladolid, Almería, Mallorca y Numancia. Solo consiguió un triunfo y los otros tres encuentros los perdió por goleada (5-0, 2-0 y 0-3). Tres puntos de doce posibles, el peor balance de los cuatro que han desfilado esta campaña por el banquillo.

Los futbolistas no entendieron al valenciano, como se encargaron de recalcar los jugadores, en este caso los capitanes, días atrás. «No es que se le hiciera la cama».

El más claro, a tenor de lo manifestado por los capitanes en una extensa rueda de prensa que ofrecieron justo antes de concluir la Liga, ha sido el que continuará la próxima temporada: Alfaro. Él y la plantilla que se forme tendrán la misión de reflotar al equipo en su vuelta a Segunda B.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate