El Correo
Mirandés

7.000 menos en Anduva

7.000 menos en Anduva
  • El Mirandés se marca el reto de devolver la ilusión a una hinchada que descendió su asistencia a Anduva en 326 espectadores por partido esta última temporada

El fútbol es para los aficionados. De eso no debe haber duda alguna porque si no fuera así, no existiría o no al menos como se concibe hoy en día este deporte de masas. Sin embargo, en los últimos tiempos, esta campaña, la sintonía que siempre ha habido entre la hinchada rojilla y su Mirandés se ha ido perdiendo. Lo han ido reconociendo los propios capitanes y el actual cuerpo técnico, al frente del cual se encuentra un Pablo Alfaro que se ha empapado de forma rápida de lo que supone para la ciudad el club rojillo. La desilusión que ha imperado a lo largo de este ejercicio ha originado que Anduva haya perdido, en total, en los 21 encuentros del campeonato de la regularidad que ha acogido, casi 7.000 espectadores.

Y eso, para lo que es esta entidad y lo implicada que está Miranda con su club son cifras que deben conllevar una reflexión. La afluencia al Municipal ha ido paralela al juego del equipo. Un bloque que no ha enganchado durante la temporada, desunido y que nunca ha transmitido a la afición ha originado cierto desapego entre los seguidores mirandesistas, que veían como su equipo se hundía en el fondo de la tabla sin nadie que lo pudiese remediar en una temporada aciaga.

Si a eso se suma que los horarios de muchos partidos tampoco posibilitan una buena asistencia al campo en una localidad pequeña como es Miranda y se añade, además, la televisión, son todos los factores que explican que Anduva haya registrado esta última campaña los peores datos de asistencia de los últimos ejercicios.

Un total de 65.770 espectadores han acudido a los 21 partidos de Liga. Es decir, casi 7.000 menos que en el curso anterior porque por aquel entonces la afluencia fue de 72.601. La diferencia es significativa. Sin contar la Copa, ya que esta vez solo se disputó un partido (frente al Elche) y en la anterior temporada hubo hasta cuatro. No se tiene en cuenta esa asistencia, sino la que arrojan los duelos que se disputan cada fin de semana.

La media, por lo tanto, de seguidores ha descendido de forma considerable; en concreto, son 326 personas menos las que se dan cita en cada choque que juega el Mirandés como local. La del ejercicio que concluyó el pasado domingo fue de 3.131 aficionados y un año antes, hecho el recuento (siempre según los datos oficiales) se alcanzó los 3.457 hinchas por duelo.

El partido en el que las gradas estuvieron más pobladas fue el que se disputó frente al Oviedo (4.150 personas); 4.081 se reunieron contra el Zaragoza. En ambos casos, fue notable la presencia de seguidores visitantes. Y el que menos, el último ante el Mallorca, el domingo de San Juan del Monte.

3.200 más hace dos años

Hace dos campañas también hubo mejores números porque la media llegó a los 3.281; 150 más que ahora. En la competición doméstica se llegó a 68.916 espectadores en el curso 2014/15 o, lo que es lo mismo, 3.200 más que en la 16/17.

Anduva ha perdido afición esta temporada. Así que el reto está claro por parte de todos. «Que Anduva vuelva a rugir», señala Alfaro. «Hay que hacer disfrutar otra vez a nuestra gente», apunta. Lo van a intentar en Segunda División B, en una categoría menos atractiva por la enjundia de los rivales y con la competencia de un club vecino que juega en Primera División, que también se lleva sus abonados de Miranda. El objetivo es que de cara a la próxima campaña arrastre los menos posibles.

A favor está que la meta del Mirandés es ambiciosa: regresar a Segunda y que es de suponer que en la categoría de bronce sacará adelante más partidos que en la LFP, lo que siempre se traduce en un incentivo a la hora de congregar en las gradas a más público.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate