El Correo
Mirandés

El ejemplo a seguir

El ejemplo a seguir
  • El último equipo que recibirá en Segunda al Mirandés será un Numancia que suma 20 campañas consecutivas en el fútbol profesional

Es un club más joven que el Mirandés al nacer 18 años después, pero su trayectoria en las dos últimas décadas es digna de elogio. Una entidad de un perfil muy similar a la ubicada en Miranda, porque ambas están radicadas en ciudades que presentan números similares en cuanto a habitantes y manejan unos modestos presupuestos, cuyo primer equipo será el anfitrión en la despedida del Mirandés de la categoría de plata. Y es que si la andadura de los visitantes ha durado exactamente un lustro, el Numancia acaba de confirmar que cumplirá 21 temporadas consecutivas en el fútbol profesional.

Desde que ascendió a Segunda División, no ha abandonado el fútbol profesional a pesar de que sus cifras no se encuentran, ni mucho menos, entre las más elevadas de la categoría. Todo lo contrario. Así, el presupuesto que maneja para este ejercicio al que apenas le quedan tres días para que concluya sobre el césped es de 7,93 millones de euros en el capítulo de ingresos. Casi el mismo que el del Mirandés (7,89 millones) mientras que en lo relacionado con los gastos (aquí sí hay más diferencia), los locales trabajan con la misma idea de los 7,93 millones y el club que el domingo ejercerá de visitante espera no pasar de los 6. Son casi dos millones menos, aunque el impuesto sobre beneficios (medio millón) acortará esa distancia.

El número de fieles tampoco presenta muchas diferencias entre uno y otro club, aunque en esta edición, el Numancia sí que ha experimentado un ligero crecimiento respecto al número de abonados. Supera los 4.100 (siempre según los datos oficiales) a pesar de que en anteriores cursos apenas llegaba a los 3.000.

La asistencia media a Los Pajaritos (un recinto con una capacidad de 9.000 espectadores) es de algo más de 3.000 aficionados; un tercio de entrada. Es habitual ver un aspecto desangelado en sus gradas. Cuando el Numancia jugó contra el Zaragoza casi llegaron a los 5.000, pero cuando el Alcorcón visitó el campo del bloque soriano alcanzó únicamente los 2.300.

Así que con todas estas cifras, el club de Soria se ha garantizado una temporada más en el fútbol profesional. Cumplirá 21 de manera consecutiva, todo un hito para una entidad que trabaja desde la humildad, con sentido y responsabilidad.

100.000 euros en taquillas

Esas características constituyen la base del éxito porque en cuanto a los datos que presenta nadie diría que lleva dos décadas de forma ininterrumpida en la LFP. De hecho, en esta pequeña capital apuntan que el dinero que han ingresado por las taquillas de toda la temporada (en los 20 partidos que ya ha acogido) apenas llega a los 100.000 euros aunque la Segunda División está formada por muchos equipos históricos, con pasado muy reciente en Primera y, en teoría, con suficiente tirón para los más modestos.

Y la que recaudarán con motivo del encuentro programado frente al Mirandés este domingo, en la última jornada del campeonato, con el rival descendido (apenas desplazará público) y con los locales con todo hecho en términos clasificatorios, no invita a pensar que se vaya a contabilizar una afluencia notable de público para despedir la campaña 2016/17.

Desde su irrupción en la LFP en 1997, tras el último ascenso de Segunda B que protagonizó en el curso 96/97, el equipo soriano se ha mantenido en Segunda, ha ascendido tres veces a Primera y no se ha apeado de una elite a la que aspiran todos los clubes de fútbol. De hecho, el Mallorca y el Elche, dos históricos, acompañan al Mirandés a la categoría de bronce. Un auténtico pozo, sobre todo, para ellos.

Con Paco Herrera lograban la continuidad en Segunda, una categoría que abandonaría la temporada siguiente (98/99) al alcanzar la gesta del primer ascenso a Primera División. Con Miguel Ángel Lotina como entrenador, el Numancia permanecería dos temporadas seguidas en la máxima categoría y en el curso 2001-2002 regresaba a Segunda.

Aunque años después merodeó la zona de descenso a Segunda B, no perdieron la calma y en la 2003/04 este conjunto volvió a Primera al quedar en tercera posición. Permaneció un año, descendió y, de nuevo, en el curso 2007/08 retornó a la elite, donde estuvo otro año, entre 2008 y 2009.

Y, desde entonces, ha continuado su andadura en la división de plata. Es el club, sin duda, más similar al Mirandés en casi todo (también cuenta con gestas en la Copa) y el ejemplo a seguir. 20 años seguidos en la LFP contemplan al club soriano.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate