El Correo
Mirandés

Alfaro prueba con una defensa de 4 efectivos y dos pivotes y con el esquema de tres atrás

Ález Ortiz y Ruymán formaron el eje de una defensa compuesta por cuatro jugadores en la primera parte del entrenamiento ante el Mirandés B.
Ález Ortiz y Ruymán formaron el eje de una defensa compuesta por cuatro jugadores en la primera parte del entrenamiento ante el Mirandés B. / A. GÓMEZ
  • Utilizó los dos sistemas y en el nuevo dio entrada a dos delanteros (Pedro y Fofo) tanto por la mañana como por la tarde ante el filial

¿Qué Mirandés se verá con Pablo Alfaro? De momento, es una incógnita. Claudio Barragán quiso introducir una serie de cambios de forma muy rápida, pero no fructificaron, lo que motivó, entre otras cuestiones, su salida un mes después de recalar en el club y ahora, el técnico zaragozano, en su segunda jornada al frente de la plantilla mirandesista, dejó entrever que habrá modificaciones, aunque queda por saber si serán profundas e inminentes en cuanto a sistema y concepto de juego.

A pesar de que no estaba previsto que fuera así, la jornada de ayer estuvo dividida, finalmente, en dos sesiones. El entrenador aragonés acaba de llegar y, como es evidente, tiene que perfeccionar su conocimiento de la plantilla a marchas forzadas porque dentro de solo dos días espera el líder de la categoría, un conjunto que tiene prácticamente los dos pies en Primera División. Así que hubo doble sesión de trabajo. El entrenamiento habitual por la mañana y un partido frente al Mirandés B en el campo 2 por la tarde, que sirvió para que el preparador rojillo viese las evoluciones de los jugadores, el desarrollo del antiguo sistema de juego con los tres defensas y la línea por delante de tres centrocampistas, y el otro esquema que podría aplicar (más cercano al 4-4-2 en labores ofensivas), además del estado de forma de los efectivos que aún tienen la posibilidad de lograr la permanencia.

Alfaro dispuso en los partidillos de la mañana entre los miembros de la primera plantilla dos equipos bien diferenciados. Fueron prácticamente los mismos que puso en liza por la tarde frente al Mirandés B. El nuevo entrenador jugó en la primera mitad de la práctica ante los chicos de Jorge Martín con un esquema distinto: Roberto en la portería y una línea de cuatro atrás formada por Carlos Moreno en la banda derecha, Álex Ortiz y Ruymán como centrales y Aurtenetxe en el costado izquierdo.

Por delante de ellos, colocó dos pivotes: Usero y Maikel Mesa; el primero, más de corte defensivo, aunque con opciones de incorporarse al ataque y el tinerfeño, con más vocación ofensiva; los flancos estaban ocupados por Guarrotxena, el derecho, y Álex García el izquierdo, mientras que dos hombres se situaron en el ataque: Pedro Martín y Fofo.

Se posicionaron más en paralelo, muy cerca el uno del otro, en lugar de jugar uno por detrás del otro, a modo de mediapunta.

Este es el equipo y el sistema con el que en la primera parte frente al filial marcaron cuatro goles. Aquí se registraron más llegadas que en la segunda mitad, cuando con el esquema habitual de Terrazas y De los Mozos los de Alfaro solo anotaron un tanto más (5-0 fue el global, puramente anecdótico).

El 3-3-3-1 que introdujo tras el breve descanso tuvo como protagonistas a Sergio Pérez en la puerta; con Quintanilla, Fran Cruz y Kijera en la zaga; Rúper por delante, con Lázaro por la derecha, Provencio por la izquierda, Néstor Salinas de enganche, Bustos y Sangalli en las bandas y Urko Vera –lleva entrenando esta semana con relativa normalidad a pesar de las molestias que sufrió ante el Huesca– como punta de lanza.

Es evidente que solo fue un ensayo. Eguaras –no podrá ser de la partida ante el Levante por sanción– jugó con el filial en la primera mitad en el puesto de mediocentro y en la segunda, lo hizo en la misma posición Javier Hervás. Fueron los dos jugadores de la plantilla que participaron con el Mirandés B ante la presencia de un nutrido grupo de seguidores que aprovecharon la óptima temperatura de una tarde soleada para acercarse al campo de entrenamiento.

El balón, al suelo

Es lo que demandó el mister rojillo en varias ocasiones, principalmente durante el segundo acto del partidillo. La presencia de Urko Vera propicia que los compañeros busquen al ariete en balones largos y aéreos y es evidente que Alfaro tampoco quiere abusar de este argumento ofensivo. Es uno más a utilizar cuando la oportunidad lo requiera, pero no debe ser el que predomine.

Sí debe ser un recurso la entrada por ambas bandas y los posteriores centros, aunque no de forma directa. De ahí que el técnico maño pidiese en varias ocasiones que los jugadores echasen el balón al suelo con el propósito de jugar por abajo.

Queda por confirmar con qué esquema se queda para Valencia. Es probable que los cambios se vayan utilizando de forma progresiva. «No soy rupturista», significó la tarde anterior con motivo de su presentación y aunque es más que probable que los vaya realizando, tiene dos ensayos más –el de hoy y el de mañana– para perfilar el once que saltará al Ciutat de Valencia.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate