El Correo
Mirandés

Alain se viste de corto en el anexo

El extremo tomó contacto, junto al ‘fisio’, con el terreno de juego.
El extremo tomó contacto, junto al ‘fisio’, con el terreno de juego. / A. G.
  • El jugador pisó el césped del campo 2 de entrenamiento para continuar con una recuperación que va por muy buen camino

Es una noticia positiva, que se une al hecho de que ninguno de sus compañeros se encuentra actualmente en la enfermería. Alain Oyarzun es el único que permanece en el dique seco al sufrir una lesión de larga duración desde el pasado mes de julio, pero su proceso de recuperación sigue las fases previstas y se desarrolla de forma muy satisfactoria. Así se pudo comprobar ayer, cuando hizo acto de presencia por primera vez en el nuevo campo de entrenamiento junto a uno de los recuperadores del club.

Se trata de un paso más para superar el contratiempo derivado de la rotura del ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda que padece desde finales de julio, cuando cayó lesionado en un partido amistoso ante el Eibar. Recorrió andando este jueves el terreno de juego con la finalidad, asimismo, de entrar en contacto con la hierba mientras sus compañeros se ejercitaban a escasos metros, el grupo más numeroso y otros, en el anexo de más reducidas dimensiones.

También siguió las evoluciones del resto de la plantilla y escuchó los mensajes que traslada Carlos Terrazas al final de cada sesión. Su semblante denota que la evolución que sigue es positiva. Poco a poco, va cumpliendo fases. De momento, ayer ya se vistió de corto en las instalaciones de Anduva después de que todos se acostumbraran a ver al donostiarra apoyarse en unas muletas durante los últimos meses y hasta hace poco tiempo.

Comenzó a realizar la rehabilitación en Zubieta, la ‘casa’ de la Real Sociedad, club que tiene sus derechos, y todo hace indicar que a partir de ahora, se desplazará con mayor asiduidad a Miranda, donde permanecerá ya más tiempo, con el fin de proseguir con su actual equipo la recuperación y de ir entrando, de nuevo y de forma paulatina, en la dinámica del grupo, también fuera de los terrenos de juego.

El guipuzcoano, no obstante, no ha perdido nunca este contacto con el resto de la plantilla, el cuerpo técnico y personal del club porque, entre otras acciones, es un asiduo a los partidos de competición oficial que juega el Mirandés en Anduva. Ya han transcurrido exactamente tres meses desde que se lesionó y aunque le queda todavía tiempo (hasta el próximo año no estará disponible) las sensaciones son muy positivas.

La intención es que se recupere de manera completa y no arriesgar con su estado pero si todo transcurre con normalidad, podría volver a los terrenos de juego incluso antes de lo esperado. Por ahora, ya ha entrado en contacto con la nueva superficie de entrenamiento, recinto al que dio varias vueltas en compañía de uno de los fisioterapeutas del equipo.

Descartó otras ofertas

Él es el más interesado en regresar. No en vano, optó por seguir una temporada más en el Mirandés en calidad de cedido en lugar de ir a otros clubes (el Valladolid fue uno de los que más pujó por él) con más historial en el fútbol profesional y que podían dar unas condiciones más ventajosas de tipo económico tanto al futbolista como a la entidad a la que pertenece, que también pretendían hacerse con los servicios del extremo zurdo.

Alain, sin embargo, prefirió seguir en Anduva en agradecimiento a Carlos Terrazas. «Fue quien me quiso cuando nadie contaba conmigo», señaló este pasado verano el propio jugador cuando fue interpelado, en el exterior, por su decisión de continuar en el Mirandés en vez de jugar en otro equipo ‘con más nombre’ de la categoría de plata. No contaba para el primer conjunto txuri urdin, ya no podía bajar al ‘Sanse’, a Segunda B, y el técnico bilbaíno llamó a su puerta para que recalara en la segunda mitad de la campaña anterior en la entidad rojilla.

Mientras Alain continúa estos próximos meses con su puesta a punto, el resto del bloque sigue con su quehacer diario sobre el césped. Todos los jugadores, los 22 restantes, realizaron el trabajo encomendado por los miembros del cuerpo técnico en el campo 2. Esta vez, el grueso del grupo se ejercitaba en el partidillo mientras que los efectivos restantes, que se iban rotando, seguían la actividad en el anexo.

A falta de dos sesiones para que se complete la semana de cara al envite que se disputará en Santo Domingo, Terrazas dispone de 21 futbolistas para este choque. Salvo imprevistos de última hora, tiene a su disposición a todos salvo, lógicamente, a Alain y a Cendrós.

Cabe recordar que el lateral derecho mallorquín deberá descansar por sanción federativa tras recibir dos cartulinas amarillas, que se convirtieron en una roja, el pasado domingo.

El entrenador tendrá donde elegir este fin de semana, así que efectuará un total de tres descartes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate