El Mirandés y sus victorias de prestigio

El Mirandés y sus victorias de prestigio

Los jugadores de Alfaro han salido con tres puntos de Las Gaunas y del Sardinero, lo que supone un dato más de su fortaleza

ÓSCAR CASADO

Son pocos los encuentros en los que el Mirandés tendrá que pasar por campos históricos. La Segunda B es una categoría en la que los grandes estadios no abundan por eso, cuando tocan en el calendario, se siente que no es una semana normal. Eso pasó en la pasada, porque el equipo tenía el desplazamiento para medirse a la UD Logroñés.

Un viaje en el que la afición respondió, como pocas de la categoría, pero que también suponía una oportunidad para que los pupilos de Pablo Alfaro demostraran su capacidad competitiva. Y porque no, dar un golpe encima de la mesa y postularse como el equipo a batir. En este escenario, los rojillos llegaban primeros en la tabla y salieron de Las Gaunas un poco más líderes.

Tres puntos en un campo de prestigio que demuestra que contra rivales de la zona alta, el Mirandés es fiable. De hecho, en esta primera vuelta, se tenían dos desplazamientos importantes a Logroño y a Santander. Tras jugarlos la expedición se volvió con los tres puntos. Dos encuentros diferentes, en momentos distintos, pero que en ambos casos suponen una señal de la fortaleza rojilla.

Después de la victoria en el estadio riojano, el Mirandés sale un poco más reforzado, puesto que aventaja en cuatro puntos al Racing de Santander, que se ha puesto segundo, y en doce al quinto, que marca el quedarse fuera de la fase de ascenso.

Pero al margen de los triunfos en estos dos campo, los rojillos se están mostrando contundentes en los duelos directos. De hecho, solo ha cedido dos puntos contra el Burgos y ha ganado a otros como el Barakaldo, Logroñés, Sporting B o Tudelano, conjuntos que estaban llamados a competir por los mismo objetivos o que la liga les ha puesto en esa pelea.

Unos números que hacen que de los seis primeros equipos que ahora ocupan la tabla, los rojillos se hayan medido a cinco de ellos y haya sumado diez de doce puntos, dejándose dos en el camino en el citado encuentro contra los burgaleses en Anduva.

«Muy buena»

Los resultados en los encuentros frente al resto de candidatos suponen un reflejo de la situación actual del equipo que hizo una «muy buena» primera mitad, según defendió el técnico rojillo, Pablo Alfaro. Unos primeros 45 minutos en los que se fraguó el triunfo ante el Logroñés, que en la segunda parte apretó y mucho a los jabatos.

Una situación que el técnico rojillos asumió que se dio por una circunstancia clara. «Si el balón no te dura en los pies, si cada despeje no es orientado, si cada control se te va metro y medio», resumió Alfaro, es muy difícil tener el control del esférico y por lo tanto es más fácil que no consigas controlar el juego.

Además, se dio la circunstancia que enfrente estaba un conjunto que «con balón juega mucho y bien»,advirtió el míster. De esta manera se explicó el sufrimiento que hubo en Las Gaunas en la segunda parte, en la que el equipo supo sufrir para sumar los tres puntos en juego.

Para hacerlo, Alfaro tuvo que incorporar mucho trabajo en el campo, metiendo a Albistegi y a Puerto para cerrar con tres centrales. Una variación que se dio «porque no teníamos el balón nuca», reconoció Alfaro, quien optó por «acumular gente en la zona central», por el asedio y porque los rojiblancos metieron «muchos centímetros» en el campo.

En cualquier caso, al igual que sucedió en el arranque de la segunda mitad contra el Tudelano, Alfaro reconoció que hay cosas que fortalecer para que el equipo no sufra cuando se pone en ventaja. Unas tareas pendientes que se harán con cuatro jornadas en el horizonte antes de acabar la primera vuelta. De ellas, la inmediata será la que mida a los rojillos contra la Real Sociedad B, lo que supone una oportunidad más para demostrar la fiabilidad ante los equipos de arriba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos