Al Mirandés le vale el 85% de los resultados obtenidos en Anduva para llegar a la final

Undabarrena, Peláez, Paris, Pito y Kijera celebran la última victoria como local del equipo ante el Gernika./ A. GÓMEZ
Undabarrena, Peláez, Paris, Pito y Kijera celebran la última victoria como local del equipo ante el Gernika. / A. GÓMEZ

Jugar en casa junto a una hinchada rojilla motivada y el marcador favorable de la ida son las bazas ante el Extremadura

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Confianza, pero nunca confiados. Ese es el mensaje que se traslada desde el seno del equipo ante el partido de vuelta de la semifinal por el ascenso a Segunda División que el Mirandés jugará dentro de solo tres días frente al Extremadura. Una cita que acogerá Anduva y eso, como diría Pablo Alfaro, «son palabras mayores». El magnífico resultado que obtuvo en el estadio Francisco de la Hera al ganar 0-1 y el hecho de disputar el segundo envite arropado por el conjunto de una afición que resurgió en su máxima plenitud, como antaño, contra el Mallorca, inclinan la eliminatoria, de momento, a su favor. Pero no es un marcador definitivo. Y eso también se sabe.

La escuadra rojilla se mueve a las mil maravillas con resultados muy cortos y, por si esta circunstancia no fuera suficiente, la trayectoria seguida en casa pone de manifiesto que las probabilidades de que llegue a la final son elevadas. De hecho, al Mirandés le valdría el 85% de los resultados obtenidos en Miranda esta temporada (19 correspondientes a la Liga y el jugado, de 'play off', ante el Mallorca) para eliminar a su actual adversario.

Tal es así que en 17 de los 20 duelos disputados en campo propio logró un marcador que le daría el pase a la tercera y última ronda. A jugarse el ascenso en los dos fines de semana siguientes.

13 triunfos como local

Los jabatos han acumulado cinco choques con un triunfo por la mínima, por 1-0: ante el Sporting B, la Peña Sport, la UD Logroñés, el Real Unión y el Gernika. Los tres últimos compromisos del campeonato de la regularidad finalizaron con esos dígitos favorables. Ganaron por 2-1 a Barakaldo, Arenas y Osasuna B; por 2-0 a Caudal y Lealtad; por 3-2 al Tudelano, por 4-2 al Vitoria y se deshizo del Izarra por 4-3. El primer clasificado del Grupo II empató a una diana con el Bilbao Athletic y el Burgos y sin goles, frente al Amorebieta y el Mallorca. Resultados, todos ellos, que propiciarían su clasificación para la final.

Solo dos dejarían fuera de este objetivo a los de Alfaro (aquel 0-2 encajado ante la Real Sociedad B, que se produjo a finales del pasado mes de noviembre y el 1-2 ante el Leioa en el primer encuentro del año después de regresar de las vacaciones navideñas).

El 0-1 con el que acabó su enfrentamiento contra el Racing conduciría, el próximo sábado, a ambos equipos a la prórroga, un tiempo extra en el que nadie piensa en Miranda porque ese resultado solo se ha dado una vez en todo el curso en Anduva y porque los números, una vez más, avalan a los rojillos aunque no es menos cierto que cada partido es una historia diferente y más, si se trata de una fase de ascenso donde las diferencias son mínimas y cualquier detalle puede ser decisivo.

Pero tras el buen duelo jugado en Almendralejo, la eliminatoria se ha puesto de su lado. El Mirandés se ha ganado el derecho a jugárselo junto a la hinchada mirandesista con casi todo a su favor.

La solvencia que muestra con marcadores muy ajustados y estar arropado en las gradas deben ser factores suficientes para superar este escoloy aguardar rival con el fin de regresar solo un año después a la Liga de Fútbol Profesional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos