El Mirandés es el único equipo de Castilla y León que jugará en el Grupo II de Segunda B

Rúper es uno de los miembros de la plantilla que volverá a competir en el Grupo II./ A. G.
Rúper es uno de los miembros de la plantilla que volverá a competir en el Grupo II. / A. G.

La Comisión de la categoría de bronce aprueba incluir al club rojillo con los 10 vascos, los 2 cántabros, riojanos, navarros y 3 asturianos

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

La composición que aprobó la Comisión de Clubes de Segunda B, que deberá ser ratificada el próximo día 24 de julio en la asamblea de la Federación Española –suele ser un trámite una vez que se da el visto bueno por parte de los representantes de las entidades, lo que ocurrió ayer–, es la misma que la que se estableció para la temporada anterior con la salvedad de que en el Grupo II permanecerá el Mirandés, pero no así el Burgos, que pasa al I para competir frente al resto de conjuntos de Castilla y León, además de los pertenecientes a Madrid, Galicia y Canarias. El club rojillo, por lo tanto, es el único exponente castellano y leonés que queda encuadrado en el segundo lote de Segunda B. Se atiende a razones de índole geográfico y de cercanía para que, en este caso, el club de Miranda no tenga otros adversarios.

Al margen de consideraciones futbolísticas, estilos y gustos, lo cierto es que el Mirandés sale ganando respecto a la rentabilidad: los desplazamientos son muy cercanos, nada que ver si hubiera jugado en el Grupo I, lo que beneficia a las arcas de la entidad, así como el viaje de los aficionados que, si así lo desean, siempre van a poder moverse con mucha más asiduidad con la actual configuración que si queda encuadrado en otro grupo, donde la distancia a recorrer es mucho mayor en cuanto a kilómetros se refiere.

Así las cosas, los rojillos participarán en el formado en su mitad por equipos vascos. Hasta diez lo integran, una circunstancia que añade proximidad y a la que también se une el carácter competitivo que acompaña siempre a estas escuadras: los filiales de Athletic, Real Sociedad y Eibar (el Vitoria), el recién ascendido Durango, los clásicos Real Unión, Barakaldo, Arenas y Amorebieta, además del Leioa y el Gernika, dos bloques que firmaron una notable última campaña.

Otras tres comunidades reúnen a dos representantes cada una: Navarra competirá con Tudelano e Izarra, que repiten; Cantabria lo hará con el Racing y con la Gimnástica de Torrelavega después de que este equipo haya subido de Tercera; La Rioja tendrá a la UDLogroñés y al Calahorra, otro que ha ascendido mientras que Asturias presenta a tres: dos de ellos ascendidos, el Oviedo B y el Langreo y el Sporting B.

Estos 19 conjuntos serán los que se midan al Mirandés a partir de finales del mes de agosto (en una fecha aún por confirmar). A priori, en función de la entidad de los equipos, los principales adversarios que tendrá el Mirandés para lograr el campeonato de la regularidad o la mejor plaza posible para jugar después la fase de ascenso, serán el Racing, la UD Logroñés –los dos están reforzando mucho sus plantillas con hombres de experiencia para no repetir el fracaso del último curso, cuando no jugaron ni siquiera la fase de ascenso–, los filiales de Athletic y Real, siempre ubicados en la zona noble de la clasificación, además de históricos como el Barakaldo más la sorpresa que cada temporada se produce por parte de una escuadra que a día de hoy no entra en ninguna quiniela.

Habrá otros cinco filiales en la Liga, la cuarta parte de los participantes, al igual que en el curso anterior. Continúan el Bilbao Athletic y el Sanse, además del Vitoria y el Sporting B y esta vez se suma el OviedoB, que 'asume' la plaza que ha dejado Osasuna B tras descender en el mes de mayo a Tercera División. Es un tipo de conjuntos que, por tradición, ha puesto en muchas dificultades al Mirandés y que volverán a ser rivales tras desestimarse una propuesta con la que se pretendía aglutinar a los 22 filiales de toda la categoría para que integrasen una liga al margen de los 58 equipos restantes.

El otro representante de la provincia jugará, por lo tanto, en el Grupo I. El Burgos intentará acceder el próximo curso al 'play off' ante oponentes como la Cultural Leonesa, la Ponferradina, el Pontevedra o los filiales de Real Madrid, Atlético o Celta, entre otros, que son los que aparecen en la primera lista de candidatos para conseguir idéntico fin. Los rojillos no se medirán a los burgalesistas en la próxima edición del campeonato.

Conquense y Talavera

Son los otros dos equipos que también se separan de su Comunidad en la configuración de grupos a pesar de pertenecer a Castilla-La Mancha. Uno jugará en el Grupo III y el otro, en el IV. Junto al Mirandés, son los tres únicos que se disgregan de sus respectivas regiones por criterios geográficos para competir la próxima campaña en la Liga de Segunda División B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos