El Mirandés llega fresco al tramo decisivo

Melli, Undabarrena, Rivada y Cervero volverán a ejercitarse hoy./ A. G.
Melli, Undabarrena, Rivada y Cervero volverán a ejercitarse hoy. / A. G.

Solo el portero Limones alcanza los 3.000 minutos disputados de los 3.150 que se han jugado en las 35 jornadas de liga; Paris es el único jugador rojillo de campo que se le acerca con 2.954

ÁNGEL GARRAZA

Solo faltan 270 minutos oficiales para que expire el campeonato de la regularidad y de los 3.150 que ya son historia en los 35 partidos jugados, no hay ningún futbolista de campo que alcance los 3.000. A causa, principalmente, de las rotacionese y de la distribución de minutos que se lleva a cabo en varias demarcaciones, se trata de una plantilla que no ha sufrido excesivo desgaste para encarar lo que resta así como el 'play off' de ascenso que el Mirandés disputará, salvo hecatombe en los tres duelos finales.

Solo Limones, el portero titular esta campaña, rebasa esa cantidad para llegar a los 3.060 en 34 choques. Se ha perdido uno, en Tajonar frente al ya equipo de Tercera División, Osasuna B. Ningún otro miembro del plantel ha jugado más.

Paris Adot, con 2.954 minutos en sus piernas, es el único que se aproxima a la barrera de los 3.000. Ha participado también en 34 duelos; solo en uno menos desde el pitido inicial y se cayó de una convocatoria debido a la acumulación de amonestaciones. Tuvo que descansar tras llegar a las cinco cartulinas. Su magnífico curso, hasta el momento, le ha valido para ser uno de los indiscutibles.

El siguiente efectivo con más tiempo en el terreno de juego es el capitán Gorka Kijera: 2.873 minutos. El resto, a lo máximo que llega es a los 2.600 (Rúper, que lleva 2.670), mientras que solo superan los 2.500 Romero (2.534 en 31 duelos) y Cervero (ha jugado en 34, con 2.568).

Prieto (2.464 minutos en 29 choques) y Borja, 2.308 en 32 partidos – casi 900 minutos menos del total a pesar de ser uno de los habituales en el once inicial de Pablo Alfaro– están por debajo en un grupo que no está castigado, en este sentido, ante el tramo decisivo del ejercicio, cuando se va a decidir dónde estará el Mirandés la temporada próxima, a causa del reparto de minutos que ha sido habitual en algunos puestos.

Futbolistas como Melli, habitual en los últimos compromisos, solo ha jugado en 21 envites, 19 como titular y tan solo tiene 1.611 minutos a sus espaldas. Todo hace indicar que es uno de los fijos para esta recta final y solo ha intervenido en la mitad de todo lo que se ha jugado. O Yanis, un hombre fundamental y que también se prevé lo vaya a ser en lo que falta, que ya sea por lesiones o sanciones federativas ha participado únicamente en 27 partidos y no llega a los 1.900 minutos. El bloque rojillo llega fresco a las etapas finales.

El primer equipo del Mirandés comenzó ayer a preparar de forma conjunta en los campos anexos de Anduva el partido, otra nueva final de las tres que restan hasta concluir la liga, que le medirá este próximo sábado, a las seis de la tarde, al Real Unión. Lo hizo con veinte efectivos del primer equipo sobre el césped, al contabilizarse la única ausencia de Pito Camacho. A día de hoy, por lo tanto, Alfaro dispone de 19 futbolistas para recibir al bloque de Irún porque hay que añadir la baja de Rúper, expulsado el pasado sábado en el duelo que se disputó en Zubieta ante la Real Sociedad B y, por lo tanto, deberá descansar por sanción federativa este próximo fin de semana.

El delantero almeriense, por su parte, causó baja en los dos anteriores compromisos frente a la Real B y la UDLogroñés. En la primera ocasión, se quedó fuera de la convocatoria como consecuencia de una sobrecarga muscular, de la que se recuperaba días después, pero durante uno de los últimos ensayos de la semana pasada sufrió un golpe en un dedo del pie, lo que le originó una fisura, motivo por el cual aunque viajó con el resto de compañeros no entró en la lista definitiva de dieciocho jugadores. «No conviene arriesgar con todo lo que hay por delante», manifestó el técnico aragonés antes de partir el sábado a tierras donostiarras.

Así las cosas y a la espera de que se vaya confirmando si también es baja definitiva para el antepenúltimo choque del campeonato doméstico, Miguel Alonso, el segundo entrenador y quien lleva la voz cantante durante gran parte de las primeras sesiones de la semana, impartió las oportunas instrucciones a 18 jugadores porque los dos porteros se ejercitaban al margen con César Pazos, el preparador de guardametas.

La plantilla, ya de forma ininterrumpida hasta el sábado, se volverá a ejercitar hoy con motivo de una planificación de entrenamientos que se sucederán tanto el miércoles como el jueves y el viernes para preparar en las mejores condiciones el penúltimo duelo correspondiente a la liga regularque se jugará en Miranda.

Diecinueve jugadores han empezado la semana en condiciones de ser de la partida. El inquilino del banquillo mirandesista solo deberá efectuar un cambio obligado por las circunstancias porque del choque ante el filial txuri urdin se caerá Rúper, lo que dará entrada a Undabarrena, que no había sido de la partido en los dos últimos envites.

Salvo modificaciones imprevistas formará la dupla en la medular con Antonio Romero, éste con una misión más específica y propia para organizar el juego ofensivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos