El Mirandés iguala los registros de la histórica temporada del ascenso a Segunda

Jugadores y aficionados celebran el tanto del triunfo logrado en el minuto 87 por Cervero ante el Izarra (0-1). /
Jugadores y aficionados celebran el tanto del triunfo logrado en el minuto 87 por Cervero ante el Izarra (0-1).

El equipo rojillo consiguió también cuatro victorias y un empate en las cinco primeras jornadas de la campaña 2011/12

ÁNGEL GARRAZA

El camino que sigue en el arranque de la temporada es prácticamente el mismo. El objetivo, también. Aunque en aquella campaña, la 2011/12, el fin último no era subir a una categoría entonces desconocida para el club, a pesar del varapalo sufrido en la anterior al sobrar los últimos cinco minutos, que fueron los que separaron al Mirandés de un histórico premio que sí lograría once meses después. Aquel curso y el actual presentan paralelismos, tales como que los registros en forma de victorias y empates son idénticos tras los primeros cinco encuentros disputados.

El bloque de Alfaro presenta cuatro triunfos y una igualada. Sin derrotas. Los mismos signos que deparó el comienzo de la andadura del equipo en Segunda B hace seis años. Y, por lo tanto, los mismos puntos.

El equipo entonces dirigido por Carlos Pouso empezó con los tres puntos en su casillero tras ganar al Guijuelo (1-0). Una semana después, visitó el estadio Ruta de la Plata para medirse al Zamora, de donde obtuvo el mismo bagaje al vencer 0-1; de vuelta a casa, el tercer conjunto castellano y leonés que se midió al Mirandés fue la Segoviana y, de nuevo, el marcador final reflejó un 1-0 favorable a los de Anduva.

El cuarto emparejamiento llevó al equipo hasta tierras vizcaínas, donde el Amorebieta permaneció imbatido en aquel choque, aunque tampoco los locales pudieron marcar a Nauzet, entonces guardameta mirandesista. Fue en la quinta cita, otra vez en Miranda, cuando se produjo el despegue en cuanto a goles porque superó al Palencia por un cómodo 3-0.

Salvo este marcador, más amplio que los dígitos que reflejaron los anteriores compromisos, el resto guarda muchas similitudes con los que está cosechando la escuadra de Alfaro desde que empezó en agosto la competición doméstica. Victorias por la mínima y sin encajar. Dos 1-0 frente a Sporting B y Peña Sport; otros tantos 0-1 contra Izarra y Racing de Santander y las tablas, esta vez a un tanto, que se contabilizaron en el duelo inaugural en Leioa.

El respeto de los rivales

«Son puntos y resultados que nos refuerzan y que sirven para ganarnos el respeto de los rivales», acostumbra a señalar el entrenador Pablo Alfaro después de este prometedor arranque en cuanto a puntos y resultados protagonizado por la plantilla que dirige.

La marcha triunfal que siguió en la 2011/12 no tuvo el primer revés hasta la jornada 18, al final de la primera vuelta, cuando el Alavés venció en Anduva por 0-1. Fue el primer rival que derrotó al Mirandés en una recordada campaña que comenzó como lo ha hecho ahora el equipo.

La 10/11 se puso en marcha de forma, asimismo, favorable, con triunfo por 2-0 ante el Barakaldo; la posterior visita a Palencia se saldó con empate a un gol, después viajó por segunda semana consecutiva y se llevó los tres puntos de Ipurua al derrotar por 0-1 al Eibar. En la cuarta, no pudo pasar de las tablas en casa contra el filial del Sporting y en la quinta jornada sumó los tres puntos en Oviedo (0-1).

Tampoco perdió en los primeros cinco duelos que jugó entre el 29 de agosto y el 22 de ese mes de septiembre de 2010, pero sumó dos puntos menos (11) porque obtuvo tres triunfos y dos empates en el mismo periodo de tiempo

Trece temporadas contemplan al club en Segunda B. A excepción de las dos ya reseñadas, en las restantes no se habían logrado tan óptimos resultados en la división de bronce, desde que en 1977 se puso en marcha esta categoría.

Aunque las victorias entonces valían dos puntos, el Mirandés nunca había permanecido invicto o había sacado tantos puntos después de jugar los primeros cinco encuentros del campeonato. En este sentido, en el ejercicio 1978/79, cuyo ascenso se escapó también en el último partido frente al Langreo, a pesar de la positiva trayectoria que siguió hasta las dos últimas jornadas, en las cinco primeras sí cosechó una derrota: fue en Pontevedra, donde los anfitriones ganaron en Pasarón por 3-0.

Fue en la cuarta jornada de la Liga. Antes, venció al Bilbao Athletic (2-1), empató el segundo fin de semana en Sestao (1-1), ganó al Lugo (1-0) y en el quinto envite hizo lo propio ante el Ourense, también por 1-0.

Hoy, vuelta al trabajo

La primera plantilla, mientras tanto, continúa hoy su preparación en la sexta semana del campeonato liguero. Tras la jornada de descanso de ayer, los jugadores volverán a ejercitarse en doble sesión el miércoles: tanto a las 10.30 como a las 17.30 horas, ambas en el campo 2. Mañana, el grupo repetirá entrenamiento matinal a la misma hora y en el mismo escenario, también a puerta abierta.

El viernes, como suele ser habitual dos días antes de cada compromiso, el cuerpo técnico practicará el balón parado en una sesión a puerta cerrada sobre el escenario del partido, Anduva, a partir de las diez y media. Ya el sábado tendrá lugar la última sesión en el campo 2 a las 10.30.

Todo ello para preparar la visita este próximo domingo del Bilbao Athletic. El Mirandés buscará seguir invicto ante un filial que llega a Anduva con 8 puntos en su haber de 15 posibles. Se sitúa en la mitad alta de la clasificación después de haber ganado dos encuentros, empatados otros tantos y cosechado una sola derrota, precisamente en el encuentro que marcó el inicio de la Liga ante la UD Logroñés.

Los riojanos se adjudicaron el triunfo por 1-2. Desde entonces, los cachorros no han caído en ningún otro encuentro, un adversario que, asimismo, se caracteriza por su eficacia goleadora al anotar ya diez tantos, el doble que los rojillos, mientras que ha recibido cuatro, tres más que los pupilos de Pablo Alfaro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos