«Miranda está ahora mejor preparada para que los chavales se formen desde la base»

Herrera estuvo presente en la primera edición de la batalla de porteros que lleva su nombre. /Avelino Gómez
Herrera estuvo presente en la primera edición de la batalla de porteros que lleva su nombre. / Avelino Gómez

El cancerbero mirandés, Sergio Herrera, ensalza el trabajo que se hace con la cantera y augura al club rojillo un buen futuro porque «hay infraestructuras y dinero»

ÁNGEL GARRAZA

El guardameta se encuentra convaleciente de la lesión que sufrió al romperse el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda durante el partido Numancia-Osasuna. Sin embargo, apoyado en unas muletas, no se quiso perder ayer la primera Batalla de Porteros que se llevó a cabo en Ence y que con su nombre reunió a casi 190 protagonistas, desde prebenjamines hasta juveniles, tanto de Miranda como de otras comunidades autónomas. Un acto que resultó un auténtico éxito y que nace con vocación de continuidad.

–Lo primero, ¿qué tal está y cómo evoluciona de la lesión?

–Hoy, un poco mejor. Es un día diferente, para pensar en otras cosas que no sea la lesión. Se trata, también, de desconexión. Es un día bonito, para disfrutar con las nuevas generaciones, con la organización, que es gente cercana, son familiares, amigos que me han ayudado a sacar esta jornada adelante. En cuanto a la lesión, ya son tres semanas desde la operación y la rodilla está yendo genial. La movilidad y el trabajo, porque la estamos dando caña, lo está aguantando bien. Estoy contento.

–Con ganas de dar guerra y defender de nuevo la portería...

–Pues sí y más viendo a todos estos porteros que hay hoy aquí. Siento no poder estar, parar y correr con ellos en la hierba, te da pena, pero estoy muy concienciado de cuáles son las fases y los tiempos de la recuperación y hay que afrontarlo todo con tranquilidad, porque seguro que pasa rápido.

–Las innumerables muestras y mensajes de apoyo que está recibiendo, también desde Miranda, ¿sirven de estímulo para llevar mejor la lesión durante estos primeros meses?

–Es cuando te das cuenta de toda la gente que está contigo. He sido afortunado porque he podido continuar mi carrera futbolística con mi familia y amigos, que me han seguido a todos los lados donde he estado, sea Tercera, Segunda B o Segunda. Las visitas que he tenido en Pamplona después de la operación y todo tipo de ayudas y facilidades que me han dado es de agradecer. Se preocupan por mi y eso te da fuerzas porque la gente te valora como persona.

–Llevaba una fenomenal temporada en la portería, Osasuna luchaba por jugar el 'play off', se lesionó y su equipo, acto seguido, perdió las opciones de ascenso. ¿El año que viene es el señalado?

–Seguro que sí. Si se hacen las cosas bien, ya será el segundo año y estoy convencido de que va a salir todo como queremos.

–Y así ha sido, de momento, en la jornada en Ence. ¿Cómo surgió la idea de organizar una batalla de porteros que aquí desconocíamos, pero que ha despertado tanto interés en otras localidades?

–La verdad es que fue todo con la ayuda de mi tío (Alfredo Pirón). Teníamos pensado montar algo así, que fuese significativo y yo le dije que si montaba algo tendría que estar relacionado con los porteros, que es lo que a mi realmente me apasiona. Vimos que no había batalla de porteros por la zona norte, que no tenía mucha demanda por aquí y decidimos programar una para una buena causa, para un colectivo benéfico. Con la ayuda de mucha gente, desde clubes como Casco Viejo, La Charca, hasta el Ayuntamiento, la Diputación, la marca que me patrocina, que es Usport, pequeñas empresas de conocidos y amigos que han aportado su granito de arena. Agradezco a la gente que se ha trasladado de muchas comunidades y que ha cogido el coche para venir hasta Miranda.

–Casi 190 chavales para empezar está muy bien...

–Sí, tuvimos que cortar las inscripciones porque iba a ser una locura y con 200 críos pensábamos que íbamos a ir sobrados para ser la primera edición y tener bien organizadas las cosas. Ya veremos si nos atreveremos a ampliar más en próximos años.

–Así que esta actividad no se puede parar ahora...

–No. Es un día para que los chavales disfruten. Yo de pequeño no tuve la oportunidad de vivir esta experiencia, pero creo que gusta a todos este tipo de jornadas. Hemos tenido las infraestructuras y las ayudas para organizar esto. Que la ilusión no se pierda porque cuando eres pequeño ser portero es muy difícil porque a nadie le gusta encajar goles y, encima, aguantar las risas. La deportividad, la buena causa y pasar un día diferente es realmente lo primero. Cuando organizamos esto no queríamos obtener ningún beneficio económico ni publicidad porque aunque sale mi imagen, sí que en el norte puedo ser ahora más conocido, pero nada más. Al año que viene se cambiará y buscaremos otro tipo de imagen porque no es algo que a mi me guste. Solo pretendemos que los chavales y los padres salgan contentos y quieran repetir.

–Y trabajar con la base. Que es lo fundamental y una labor, a veces, no tan reconocida y agradecida desde fuera.

–Así es. Yo viví en una Miranda que, a lo mejor, no estaba tan preparada como lo está ahora para trabajar el fútbol base. Yo tuve que tomar otro camino y me salió bien, pero creo que Miranda, actualmente, es un buen sitio para la preparación y para que los chavales se formen. Hoy (por ayer) lo estamos viendo, con todos los colaboradores y porteros que nos están ayudando en una actividad en la que intentamos contribuir para que, sobre todo, los chavales puedan disfrutar.

–¿Cómo se ha visto desde la distancia al primer equipo de la ciudad? El Mirandés tampoco consiguió el objetivo del ascenso.

–Sí, he seguido al Mirandés y en la última etapa de la temporada he tenido tiempo de ver los partidos de 'play off'. Fue el claro vencedor de un grupo complicado, difícil, que yo he vivido y ganar una liga en unos campos tan competitivos y ante unos equipos que conocen la categoría tiene su mérito y no es nada sencillo. Y después, tuvo la mala suerte de enfrentarse en la fase de ascenso a un conjunto con infraestructuras de Primera División, que es el Mallorca, en el que la base económica y a la hora de mantener la plantilla se vio que estaba un puntito por encima; pero es que el 'play off', al final, también es cuestión de suerte. Pudo haber matado la eliminatoria ante el Extremadura en la primera parte de la vuelta en Anduva, no lo hizo y lo pagó.

–¿El futuro?

–Infraestructuras tenemos en Miranda, hay dinero, el club está saneado, ya lo estaba sin haber subido a Segunda y ahora todavía más. Que las cosas se planifiquen bien y seguro que todo saldrá como queremos.

–Dentro de un año, Osasuna a Primera y el Mirandés a Segunda, ¿lo firmamos ya?

–Pero ahora mismo, de calle vamos, jejeje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos