No cae en Mieres desde hace 70 años

La plantilla entrenó ayer en El Mazo, campo del Haro, de hierba sintética. /R. SOLANO
La plantilla entrenó ayer en El Mazo, campo del Haro, de hierba sintética. / R. SOLANO

La única victoria del Caudal en los cinco emparejamientos como local ante los rojillos data de 1947, en el primer duelo entre ambos (2-0)

ÁNGEL GARRAZA

Setenta años hace de la primera y única derrota cosechada por el Mirandés en Mieres. Fue un 2 de noviembre de 1947, en el Grupo II de Tercera División, correspondiente a la campaña 1947/48. Los asturianos doblegaron a los visitantes por 2-0. Nunca más han vuelto a repetir este signo en su terreno de juego las veces que se han visto las caras.

También en Tercera, pero en el Grupo I, se enfrentaron en el ejercicio 1971/72. Era la jornada 15, un 26 de diciembre de 1971 (entonces había liga en Navidad) y el choque acabó allí en tablas tras marcar cada uno un gol.

La división que actualmente empareja a blanquinegros y rojillos ha reunido en otras tres ocasiones a Caudal y Mirandés en el Principado. Dos, en el Grupo I. La jornada 33, en 1979, deparó un triunfo mirandesista por 0-1, mientras que una campaña antes, la 77/78, el marcador registró la igualada inicial.

La victoria que falta para el conjunto de Miranda a domicilio ante el primer equipo de este club se contabilizó en el curso 2010/11. El más reciente. Fue el 10 de abril de 2011 y los tres puntos volaron a tierras del Ebro al ganar los visitantes por 0-1, el resultado que más se ha dado en estos compromisos.

Normalidad en El Mazo

Y que a buen seguro, dada la trayectoria que siguen ahora estas dos escuadras y sus características, puede ser el más solicitado en porras y apuestas de cara al duelo que se jugará este próximo domingo. Un envite ante el que el primer equipo del Mirandés regresó ayer a la actividad aunque en un escenario distinto al habitual. El Haro cedió las instalaciones de El Mazo, lo que hizo público con un mensaje de bienvenida a la expedición rojilla, un campo que volverán a pisar hoy y mañana los futbolistas de Pablo Alfaro para preparar la cita en el Hermanos Antuña de Mieres, de césped artificial.

La normalidad en la vuelta al trabajo fue la nota predominante del miércoles. Esta vez se ha preferido fijar todas las sesiones en hierba sintética en Haro (el sábado será en Anduva), mientras que ante el encuentro en Estella, el Mirandés visitó el campo del Lantarón, así como el del polideportivo de Miranda.

Todos los futbolistas del plantel están listos para afrontar el choque dominical, a día de hoy. Salvo la baja ya confirmada de Israel Puerto, reseñada días atrás, jugador que recibió la quinta cartulina amarilla del primer ciclo frente al Burgos. El resto del plantel estaría a disposición de Alfaro a falta de los ensayos que restan hasta que emprendan viaje a Oviedo, donde pernoctará la expedición este sábado.

De momento, Alfaro tendría que hacer un descarte para completar la lista de dieciocho convocados porque tanto Borja como Rúper, que acabaron algo tocados físicamente el duelo anterior, ensayaron ayer.

Podrían ser de la partida este fin de semana en el compromiso que se jugará en una localidad asturiana que, finalmente, ha optado por no declarar este día de ayuda al club. Aunque se había estipulado que podría pedirse el apoyo de los aficionados, cuestiones como el horario matinal y que la trayectoria del conjunto local no invita a exigir un esfuerzo económico a la propia parroquia han descartado esta opción.

Un partido en el que se dará cita un equipo descendido, el Mirandés, y un árbitro que acaba de lograr el ascenso desde Tercera División. Miguel Sesma Espinosa es de Logroño y pertenece al Comité Territorial de La Rioja. Ha pitado tres partidos de la categoría, dos de ellos del Grupo II: el Racing-Bilbao Athletic (1-0) y el Osasuna B-Amorebieta (1-1). Enseñó un total de ocho cartulinas amarillas. Además, fue juez en el San Sebastián de los Reyes-Guijuelo (3-2 y cinco tarjetas mostradas).

Fotos

Vídeos