Más de media liga en juego

Paris, uno de los jugadores más regulares, y el resto del equipo rojillo quieren encaramarse a lo más alto de la tabla./ A. G.
Paris, uno de los jugadores más regulares, y el resto del equipo rojillo quieren encaramarse a lo más alto de la tabla. / A. G.

El Mirandés visita al Sanse con la intención de asaltar el liderato y de asestar un golpe en la cabeza del Grupo II ante un rival directo

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

A las seis de esta tarde al Mirandés solo le quedarán por jugar tres partidos de la competición de la regularidad, en los que se enfrentará a rivales que, a priori, se jugarán mucho menos que los rojillos en la recta final del campeonato. En teoría, más asequibles. De tal manera que no hace falta insistir mucho en resaltar la importancia que adquiere el choque que se disputa esta tarde (Zubieta, 16.00 horas, ETB 1) ante un rival directo, la Real Sociedad B, que solo tiene un punto menos y que, a día de hoy, es posiblemente el conjunto más en forma de los 80 que integran la categoría de bronce.

Sus números actuales (once partidos consecutivos sin perder, el menos goleado de las 80 escuadras de toda la categoría, cinco choques seguidos sin encajar, el que tiene más posesión, mucha calidad de sus futbolistas...) así lo corroboran.

Una victoria permitiría a los rojillos dormir, al menos esta noche, como primeros clasificados del Grupo II. Metería toda la presión al líder Sporting B, que juega mañana en Las Gaunas y, además, dejaría a un adversario, el Sanse, a cuatro puntos de distancia con solo nueve por delante cuando acabe el duelo en tierras donostiarras. Y rozaría, de paso, la clasificación para disputar la fase de ascenso, primera meta que aún no ha logrado nadie del denominado 'lote del norte'.

Se trata de esos partidos que a cualquier futbolista le gusta disputar. Bendita presión, se suele señalar cuando hay tanto en juego pero por situarse en lo más alto de la clasificación. Nada tiene que ver con la que siempre se arrastra cuando el objetivo es eludir el descenso. Ahí siempre aparecen los nervios, que atenazan las piernas. No es el caso. Hoy, al igual que el pasado sábado, se presenta una de esas citas en las que los técnicos y jugadores con ambición deben demostrar que quieren llevar al Mirandés a la cima para beneficio del propio club y de ellos mismos.

¿Quiénes serán de la partida? Alfaro descartó para la convocatoria a Pito Camacho, que no está disponible tras sufrir un golpe esta semana, cuando se recuperaba de la sobrecarga y opta por dejar en casa, por decisión técnica, al central Bruno Rivada y al extremo Jaime Santos. Respecto al delantero, Pablo Alfaro manifestó que prefiere «no arriesgar con él, con todo lo que viene por delante».

El almeriense es la única baja por lesión. El punta avanzaba durante la semana y evolucionaba de la sobrecarga que lo dejó fuera ante la UDLogroñés, ya se reincorporó de forma paulatina el miércoles al grupo, pero durante uno de sus últimos entrenamientos sufrió un golpe en un dedo del pie derecho. Sufre una pequeña fisura que, por lo tanto, le impedirá estar hoy junto a sus compañeros.

Yanis, mientras tanto, sí es de la partida. Es un hombre fundamental para el entrenador tanto por sus características como por la demarcación que ocupa y tendrá presencia en el equipo. Continúa su evolución y aunque quizás aún no esté en plenitud de condiciones es probable que intervenga en el encuentro de esta tarde. Hasta una hora antes del choque no se confirmará si lo hace desde el principio o ya como hombre de refresco en la segunda mitad.

Muñoz y Muguruza, dudas

El Sanse de Aitor Zulaika tiene las dudas de Álex Muñoz y Muguruza. El lateral zurdo tuvo que abandonar el último partido con molestias y se desconoce si llega a la cita. Entre él y Sola se disputan el costado zurdo de la defensa.

Acerca del extremo de Deba (otro futbolista llamado a jugar en categorías superiores), no pudo intervenir frente al Gernika. No obstante, es un efectivo importante en el capítulo ofensivo en un filial que destila calidad en todas sus líneas.

El club txuri urdin, que no ve a su nodriza en la promoción a Segunda División desde el año 2006 se pregunta «¿por qué no?» al hacer referencia a la posibilidad que tienen los potrillos de quedar entre los cuatro primeros o, incluso, de terminar campeón de grupo. Un reto que ya no se oculta en San Sebastián.

«Todos los indicadores hacen que los realistas afronten el partido con la mejor de las mentalidades. No conocen la derrota desde finales de enero, cinco partidos consecutivos con la puerta a cero y vencieron por cero a dos en la ida. Todo esto se ve reflejado en la cohesión de un grupo que luchará hasta el final por hacer del sueño una realidad», se indica desde la entidad guipuzcoana en la previa de este duelo por todo lo alto, en el que el Mirandés quiere estar a la altura y traerse a Miranda un resultado positivo con el que redoblar su confianza ante lo que resta todavía por llegar. En juego está el 'play off' y buena parte de las opciones para quedar campeón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos