«Hay que luchar por intentar ascender»

Sáez espera que su equipo siga con los buenos resultados tras el parón. /Ó. C.
Sáez espera que su equipo siga con los buenos resultados tras el parón. / Ó. C.

Es el encargado del fútbol base y entrena al filial rojillo, con el que aspira a regresar a Tercera tras hacer un equipo a contrarreloj el pasado verano

ÓSCAR CASADO

No es el puesto de más relevancia dentro del club, ni el que recibe mucha atención pero en él se esconde un gran trabajo, con grandes retos por delante para tratar de hacer funcionar la cantera rojilla. Con este objetivo, el mirandés Roberto Sáez se incorporó este verano al conjunto de Anduva, para hacerse cargo de la coordinación del fútbol base y para entrenar al filial rojillo tras el descenso. A priori partió sin el reto del ascenso, pero ahora la situación ha cambiado y asume que es una posibilidad, aunque se marca otras metas como colocar al juvenil en una categoría superior.

–Al principio de su primera temporada, la intención con el filial no era la de estar en lo alto de la tabla, pero a punto de acabar la primera vuelta en la Regional de Aficionados el equipo está en una buena posición, ¿el objetivo ha cambiado?

–Hicimos un equipo entero nuevo y además a todo correr. Llegué tarde al cargo y cuando lo hice muchos jugadores ya estaban cogidos. Por este motivo, nos tocó hacer un equipo casi con amistades y no sabíamos dónde íbamos a estar, pero según ha empezado la competición, y ahora que estamos en los puestos de arriba, hay que luchar, por lo menos hasta la última jornada, por intentar ascender.

–Como explica, este no era el objetivo, pero en una categoría con competencia es un reto poder conseguirlo, ¿no?

–Claro, además los dos equipos de Segovia han apostado fuerte por el ascenso y el Briviesca también ha invertido mucho dinero. Nosotros somos el equipo más joven de la categoría con mucha diferencia. De hecho, solo acaban tres jugadores de sub 23 al año que viene y hay veces que esa juventud la estamos acusando en el campo. Pero en líneas generales el equipo está cumpliendo muy bien.

–El equipo es tercero a cinco puntos del líder, pero además da la sensación de que esta temporada es el equipo a batir, lo que es una dificultad añadida. ¿Lo sienten así?

–Sí. Eso es así. A todos los pueblos a los que va el Mirandés se nota. Encima el club nos está dando todas las facilidades y viajamos con el autobús del primer equipo. Se nota que todas las aficiones y equipos están contra nosotros extra motivados. El otro día en Villarcayo nos dijeron que éramos el equipo a batir, aunque seamos el B, pero para ellos es el Mirandés y ganarnos es casi como haber ascendido.

–Este factor hace que ganar los encuentros sea más complicado, pero además hay que sumar las lesiones que están sufriendo, ¿cómo lo está viviendo?

–Sí, es un hándicap. A todo el mundo le pasa factura, pero han sido lesiones además que si no ha sido el ligamento cruzado, que es una lesión que pierdes a un jugador para toda la temporada, ha sido que se le salga el hombro en un entrenamiento antes de jugar contra el Briviesca que tampoco es lo habitual. Al final, las lesiones musculares pues son normales, además entrenamos en el Polideportivo, en hierba artificial y carga mucho. Luego hay jugadores que están subiendo a entrenar con el primer equipo y llevan mucha carga, por eso los problemas musculares son lógicos, aunque hemos tenido lesiones muy raras y estamos tirando del juvenil. A pesar de todas las bajas que estamos teniendo estamos en los puestos cabeceros lo cual nos da a entender que cuando volvamos a tener a toda la plantilla pues va a haber más competencia y también vamos a ser más competitivos.

–¿Han incorporado algún futbolista?

–Sí. Es difícil porque no podemos ofrecer nada más que el nombre, de jugar en el Mirandés. Además hay que añadir los desplazamientos que son un hándicap con viajes largos. Por ejemplo el grupo riojano o el vasco son mucho más cortitos, pero sí que hemos reforzado y van a aportar tanto en número como en competitividad.

–Comenta que alguno de los chavales entrena con el primer equipo, alguno incluso ha llegado a ir convocado para algún encuentro, ¿cómo ve el respaldo del cuerpo técnico del Mirandés?

–Es magnífico. Los chavales no pueden estar más contentos, tanto por la dirección deportiva, como el cuerpo técnico del primer equipo porque están pendientes del filial y todas las semanas a parte de Carri y de Moussa sube algún jugador a ayudar al primer equipo, que es el más importante, para los entrenamientos. Además Guinea y Toura han tenido la oportunidad de ir convocados a un par de partidos, pues mejor que mejor. Para eso estamos trabajando porque es el papel que tenemos en el filial: ayudar en todo lo posible al primer equipo para que consiga su objetivo.

–Desde su posición, la de entrenador de Mirandés B, ¿ve a algún jugador preparado para poder dar el salto al primer equipo? ¿alguno puede hacerlo?

–Ahora mismo, a día de hoy, el salto es muy grande. Es cierto que al ser un equipo tan joven, con algunos que tienen 19 años y les quedan cuatro años de sub 23, hay más posibilidades. Además si conseguimos mantener el bloque yo creo que hay jugadores que podrían dar el salto. Si por suerte el primer equipo sube a Segunda División el salto es más complicado todavía. No obstante, tenemos ejemplos cercanos como en el Alavés que un chico que estaba jugando en Tercera División, lo está haciendo en Primera y además está cumpliendo. Hay que tener claro que los saltos siempre son complicados, pero si se apuesta de verdad por los chavales puede llegar. Hay que darles minutos, pero lo difícil no es subir es mantenerse arriba.

Trabajo de cantera

–Al margen de todo el trabajo que está haciendo con el segundo equipo rojillo, también ejerce como de coordinador del fútbol base. ¿Qué es lo que está haciendo en esa otra faceta?

–Este año estamos trabajando mucho y hemos hecho una base de datos de todos los jugadores del fútbol base del Mirandés. En ella, se hace un seguimiento con informes de todos los partidos. Eso no quiere decir que vayan a salir mejores jugadores, pero por lo menos tienes un control más específico de lo que tenemos.

–¿Se está tratando, por así decirlo, de profesionalizar también esa parte del club?

–Sí, y además de los informes de los jugadores que pertenecen al Mirandés, también se está haciendo un seguimiento de futbolistas de equipos cercanos como puede ser el Briviesca o el Trespaderne.

–¿O del Casco Viejo?

–Al final hay que controlar a todos los jugadores. Eso sí, tampoco es cuestión de entrar en guerras, al final es una pena lo que paso con el convenio.

–En este sentido, ¿cómo ve que no estén todos los clubes de la ciudad unidos en un mismo objetivo?

–Es evidente que es una pena. No sé porque se rompió pero sería bonito volver a trabajar en favor del fútbol en Miranda y en este aspecto del Mirandés que creo que es el club más visible de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos