Jesús Seba pone en valor «lo humano y solidario» del grupo que se ha formado

El director deportivo se muestra satisfecho con la plantilla aunque asume que el margen de mejora existe en un conjunto prácticamente «nuevo»

ÓSCAR CASADO

Con seis partidos disputados el Mirandés está en las parte alta de la tabla en su regreso a Segunda B. No ha perdido y de momento solo ha cedido dos empates. Un escenario positivo en el que el director deportivo de la entidad, Jesús Seba, explica que la mejora todavía se tiene que dejar notar según vayan cumpliéndose las jornadas. Aunque eso sí, defendió que lo verdaderamente importante es saber dónde y cómo se llega al tramo decisivo de la temporada. Cuando la liga regular eche el cierre y empiecen las eliminatorias por el ascenso.

En cualquier caso, y sea cual sea el resultado al final tras recorrer el camino hasta el mes de mayo, lo que se asume por parte del responsable de los despachos de Anduva es que sí que se ha conseguido cerrar una plantilla, con las características que perseguía al comienzo del verano. Un grupo que se formaba prácticamente de cero, por lo que uno de los requisitos era crear un bloque «muy fuerte en lo humano, solidario y que tenga alma».

Para Seba, ese objetivo se ha cumplido, entre otras cosas para plasmar los valores de Anduva. Un carácter luchador en el que «a mí me gusta que el equipo lo de todo», una premisa que el director deportivo defiende que se ha cumplido con unos jugadores que «no bajan los brazos».

Todo esto en cuanto a la predisposición, a lo que se buscaba desde los despachos de cara a esta temporada. No obstante, Seba también asume que el margen de mejora existe. Aspectos como el juego, la fluidez o la generación de ocasiones de peligro que ya están señalados, aunque desde la dirección técnica no se duda de que todo eso llegará por lo que Seba apostó que «lo vamos a conseguir y estamos trabajando para ello».

Eso sí, Seba también dejó claro que lo hecho hasta ahora es lo más fácil y lo que está por lograr «es el más difícil», entre otras cosas, porque las piezas se tienen que acoplar. En ese engranaje no se echan en falta jugadores o perfiles que se podían haber incorporado en un periodo de fichajes, del que destacó que ha sido un poco caótico.

«El mercado de Segunda B no tiene nada que ver con la Liga de Fútbol Profesional», afirmó Seba, que en este sentido explicó que «es un poco selva, con mucha cantidad pero los buenos más o menos sabemos lo que son». Una situación en la que este verano ha habido opciones que se han esfumado en el último momento con «jugadores que te decían que ya está y de camino han llamado» para decir que no.

En cualquier caso, y pese a que para la ventana de invierno falta mucho, desde la secretaría técnica se reconoce que puede ser una posibilidad, entre otras cosas, porque «somos un club que podemos hacerlo», sentenció Seba.

Un grupo con igualdad

Seba conoce bien a los equipos del grupo II porque viaja habitualmente para ver partidos, en los que poder analizar a rivales y también a jugadores. Gracias a ello, opinó que el nivel que está viendo, de momento, responde a las expectativas que ya tenía, con Racing, Burgos, Logroñés, Real Unión o Barakaldo como opciones «aunque siempre tienes alguna sorpresa» como el Sporting B.

Al margen de los que están llamados a estar arriba, también indicó que el nivel es muy similar «con equipos muy difíciles de ganar». Una situación que hace que a lo largo de la temporada el Mirandés no se puede olvidar de «hacer las cosas bien».

Fotos

Vídeos