Otra final para seguir en la racha de resultados

En Anduva el choque fue intenso y con muchos goles. /Avelino Gómez
En Anduva el choque fue intenso y con muchos goles. / Avelino Gómez

El Mirandés entra dentro de los seis últimos partidos de competición con opciones de quedar primero en la tabla, aunque para ello deberá de seguir sumando de tres en tres

ÓSCAR CASADO

Como una final. Así afronta el encuentro en Tudela el Mirandés (17.00 horas). Como un enfrentamiento de exigencia máxima, dentro de una buena dinámica que no se puede abandonar si los rojillos quieren optar al primer puesto. Todavía quedan duelos y seguramente en ellos dé tiempo para disfrutar de las alegrías y para tragar algún que otro disgusto, pero estos seis encuentros que restan para terminar la competición regular se tienen que afrontar como auténticas finales.

Dentro de esta última recta, que tendrá exigencia, la primera piedra en el camino será el Tudelano. A este envite los rojillos llegan en una buena racha de cinco encuentros sin conocer la derrota. Unos números que no se conseguían desde el primer tercio de competición y que han provocado que los jabatos se sitúen a un punto del líder: el Sporting B.

Además también ha servido para abrir hueco con el quinto puesto. Dentro de la caseta la idea y las palabras siempre han estado en mirar hacia arriba, pero haber sumado los últimos nueve puntos en juego, tiene que servir de respaldo para poder arrebatar la cabeza de la tabla a los asturianos y afrontar la fase de ascenso como uno de los cuatro primeros.

Pero para eso todavía queda mucho, empezando por el partido de esta tarde, ante un rival que ha ido perdiendo comba respecto a los primeros puestos y que tras 32 jornadas suma 47 puntos y ve el cuarto puesto a once. La dificultad para que pueda entrar en los play off parece insalvable, más teniendo en cuenta que es noveno en la tabla, y que por lo tanto tendría que esperar demasiados fallos para poder entrar en una lista de aspirantes, en la que durante una buena parte de la competición estuvo. Ahora parece que la lucha por la Copa parece su único aliciente.

Para entender esta situación tan solo hay que fijarse en los últimos ocho encuentros en los que los navarros han ganado solo al Osasuna B y al Real Unión, empatado otros dos duelos y perdido cuatro. Un balance que ha provocado que los de Tudela sufran un retroceso en la clasificación, aunque en el último partido empató a uno en el campo del Gernika, que atraviesa una buena racha de resultados.

En esta fase de la temporada, el equipo de los exrojillos Álvaro Corral y Ion Vélez, tampoco está atravesando su mejor momento como local. De hecho, en los últimos choques solo ha ganado al ya mencionado ante Osasuna B por 2-0. En los dos previos al envite contra los rojillos perdió ante la Real Sociedad B hace cuatro jornadas por 1-2 y contra el Arenas de Getxo en el último encuentro que se ha disputado hasta la fecha en las instalaciones del Ciudad de Tudela.

En su campo, ha perdido la fortaleza que demostró sobre todo en la primer vuelta donde por ejemplo venció al Sporting B por 1-0. Esta es una muestra del potencial del rival, que su estadio en lo que se lleva disputado de Liga ha vencido en seis ocasiones, perdido en cinco y empatado en otros cinco duelos. Unos números que son muy similares a los logrados fuera de casa.

Al margen de la derrota sufrida por el líder en la ribera navarra, en el recuerdo de la parroquia rojilla también está el partido que se disputó en la primera vuelta de la competición. Un choque en el que el Mirandés tuvo que sufrir y eso que en la primera parte se puso 2-0. Pero en el arranque de la segunda el Tudelano con una buena actuación de Ion Vélez empató a dos y tuvo que aparecer Cervero para volver a poner al equipo de Anduva por delante.

Al margen de esta imagen, uno de los datos destacables del conjunto navarro es el de su faceta defensiva. En este sentido, el bloque entrenado por Íñigo Valencia lleva seis encuentros encajando goles, pero en la Liga solo ha recibido 28.

Esta cifra no está entre las mejores de la clasificación, pero sí que sigue siendo un equipo menos goleado que los rojillos, que tienen 31 goles en contra en su casillero. Además en su feudo solo dos rivales han logrado hacerles más de un gol: el Sanse hace un par de jornadas y el Gernika en la primer vuelta. Ambos duelos terminaron 1-2.

Frente a esto se pondrán los rojillos que tienen que seguir por la línea de las victorias después de acumular tres encuentros seguidos con triunfo. Eso sí, en la parte negativa puede estar el factor cansancio, puesto que los rojillos han tenido esta semana partido el miércoles, debido al aplazado de la jornada previa a la Semana Santa en Villaviciosa.

Convocatoria

Teniendo en cuenta la circunstancia del desgaste sufrido en el campo del Lealtad, en un duelo muy físico, habrá que ver si el técnico rojillo, Pablo Alfaro, afronta cambios en el once inicial. En el duelo en Asturias tuvo que hacer alguna modificación respecto a los últimos encuentros, como la inclusión de Puerto en el equipo, por la baja de Melli.

Al margen del sevillano, también destacó la vuelta en el once de Rúper, pero sobre todo la inclusión en la banda izquierda de Jaime. El asturiano fue el hombre que se encargó de suplir a Yanis, que de nuevo se ha quedado fuera de la convocatoria puesto que se mantiene dentro de su proceso de recuperación de su esguince de ligamentos en la rodilla.

Junto al extremo, Alfaro ha dejado fuera de la lista a Melli y a Eloy que se mantienen sin poder estar disponibles.De esta manera, se repite la convocatoria respecto al encuentro en Villaviciosa, pero sí que se esperan cambios en ese once inicial. Unas variaciones que son habituales de medio campo en adelante. En esa parcela es donde habrá más variaciones y no parece que el míster vaya a repetir con la dupla Cervero Pito Camacho en ataque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos