El exagente de jugadores, Chema Aragón, arranca como director deportivo del Mirandés

Chema Aragón (izquierda) llegó hace un año al Mirandés después de trabajar en el Guijuelo./ EL NORTE DE CASTILLA
Chema Aragón (izquierda) llegó hace un año al Mirandés después de trabajar en el Guijuelo. / EL NORTE DE CASTILLA

Exentrenador con título nacional, tras dirigir a equipos de Valladolid y Málaga, fue asesor y conoce el mercado de futbolistas que pueden interesar al club rojillo

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Conoce el terreno que pisa. Eso dice la trayectoria de Chema Aragón (Valladolid, 1970), el director deportivo del Mirandés que fue exagente de jugadores en el pasado, trabajó como asesor y entrenó a conjuntos de Valladolid y Málaga. Se le supone un conocimiento exhaustivo del mercado, en concreto de los futbolistas de Segunda B. No en vano, ejerció esta misma función, con anterioridad, en el Guijuelo (de 2015 a 2017).

De aquí llegó al Mirandés hace un año, cuando pasó a engrosar el organigrama técnico como asesor de Jesús Seba, el ya exdirector rojillo que está en Rusia con la selección de Bélgica. De ojeador, Aragón pasa ahora a ejercer la tarea de secretario técnico, una misión que ya conoce de experiencias anteriores y que ha empezado a cumplir con la actual plantilla del Mirandés.

Con el aragonés ya en el Mundial, la vacante que deja hay que cubrirla a la mayor brevedad posible para no perder mucho margen de maniobra con respecto a unos adversarios que, en algunos casos, han comenzado ya a fichar y a reforzar sus plantillas.

Así que Alfredo de Miguel y los demás miembros el consejo de administración han apostado por lo que tenían ya en la entidad y han confiado para este puesto en el vallisoletano en lugar de buscar un recambio en el exterior.

Al nuevo director deportivo le entró muy pronto el 'gusanillo' de entrenar. Más que como jugador lo que a él le movía era dirigir. Con muy pocos años, comenzó a entrenar, se sacó el título de técnico nacional y dirigió a algunos conjuntos en Valladolid.

Trabajó para una agencia de representación de jugadores y en 2015 se enroló en el Guijuelo, donde permaneció dos campañas. Desde hace un año, forma parte del cuerpo técnico del Mirandés.

En el que sigue Pablo Alfaro, con una temporada más de contrato. De Miguel ya lo dejó claro el día anterior, si bien el protagonista aún no se ha pronunciado después de que el pasado sábado pidiera «un día y medio» de descanso, además de reclamar este periodo para reflexionar. Si nada cambia, el aragonés será el inquilino del banquillo mirandesista, si bien sorprende que el de Zaragoza no lo confirmase ya el pasado sábado, cuando se le preguntó en rueda de prensa, consciente de que tenía otro año al clasificarse para el 'play off'.

Mientras tanto, los futbolistas que han integrado la última plantilla se van despidiendo. Así, Peláez apunta que el desenlace ha sido un «triste final; solo agradecer a la afición el apoyo incondicional que habéis mostrado durante todo el año. Era una oportunidad para muchos y se nos ha escapado , espero que el destino nos depare algo bueno a todos».

Rivada, por su parte, señala que «ha sido un placer. Fin», después de llegar en el mercado de invierno. Llorente, que también recaló en enero, aseguró que «este no es el final que merecen este equipo, este club y esta afición; se nos escapa el objetivo que tanto nos ilusionaba, pero no hay mayor premio que el apoyo incondicional y el reconocimiento de tu gente. Muchas gracias por hacer que nos sintamos orgullosos».

Israel Puerto, que tiene otro año de contrato con el Mirandés, significó que «no ha sido nada fácil digerir lo ocurrido. Solo me queda dar las gracias a la afición por alentarnos durante estos 11 meses y por despedirnos como verdaderos campeones. Sin duda, sois el corazón de este Mirandés. Descansar jabatos porque lo mejor esta por llegar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos