Fin a su etapa en el Mirandés

El cancerbero vitoriano llegó en 2013 al Mirandés, club en el que ha jugado en todas las categorías salvo en Primera División./ A. GÓMEZ
El cancerbero vitoriano llegó en 2013 al Mirandés, club en el que ha jugado en todas las categorías salvo en Primera División. / A. GÓMEZ

El portero Sergio Pérez concluye cinco años en el club, donde ha jugado tanto en Regional como en Tercera, Segunda B y Segunda División

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Es tiempo de despedidas en el Mirandés. Son los propios futbolistas los que lo están confirmando. Y quien así lo ha anunciado es el guardameta Sergio Pérez. El vitoriano pone fin a cinco años en la entidad tras recalar en el verano de 2013 de la mano del entonces secretario técnico, Carlos Lasheras. Llegó con 21 años y se va con 25.

A pesar de que durante la temporada que ahora concluye ha pasado prácticamente desapercibido (ha disputado solo un duelo, ante Osasuna B y los dos de Copa), se da la circunstancia de que es el único jugador en los 91 años de historia de la entidad rojilla que ha jugado en cuatro categorías diferentes en un periodo de cinco años. De forma consecutiva.

Así, cuando llegó, recaló en el filial, que en aquel ejercicio jugaba en la categoría Regional Aficionados. Meses después, lograría el ascenso a Tercera División, donde el alavés empezó jugando al defender la portería del segundo equipo mirandesista. Pero su trayectoria en la entidad y, sobre todo, Carlos Terrazas le tenían reservada una sorpresa: debutó en Segunda División, nada menos que en el estadio Benito Villamarín, frente al Betis, con 30.000 espectadores como testigos.

Pasó, por lo tanto, de jugar en Aficionados a hacerlo en la LFP y en uno de los recintos más emblemáticos de la Liga. Aquello ocurrió a finales de septiembre de 2014. No fue su único partido, porque el meta protagonizó otros tres choques del campeonato de Segunda. Su estreno en Anduva, en octubre, tuvo al Numancia como rival.

Ya en la 2015/16 jugó dos y fue la siguiente, la que supuso el posterior descenso del equipo, cuando más intervino hasta el punto de participar en 23 choques de la Liga de plata. Lo que no está nada mal para haber empezado solo un par de años antes en Regional.

«Creo que es una historia de éxitos, alguna que otra derrota, sangre, sudor y lágrimas pero, sobre todo, trabajo duro por un proyecto que respira el fútbol que todos hemos conocido y soñado desde pequeños; sin aditivos, pura pasión», afirma el cancerbero.

«Estoy seguro de que el Mirandés volverá a Segunda muy pronto. El club y la ciudad se lo merecen por el esfuerzo y, sobre todo, por la ilusión con la que se vive el fútbol en Miranda. Llegó la hora de despedirme del Mirandés. Dejo amigos y recuerdos imborrables. Son cinco años en los que he mejorado en lo profesional y en lo personal».

Quien tampoco tenía contrato en vigor es Igor Martínez. Su más que gris temporada firmada en el club de Anduva no conllevará su continuidad. «Llegó el momento más difícil del año, las despedidas. Después de un año lleno de emociones, finaliza una temporada agridulce por no haber podido conseguir el deseado ascenso. Toca separar nuestros caminos. Gracias de corazón al Mirandés y a toda la afición por todo el apoyo mostrado, siempre me habéis hecho sentir como si fuera mi casa».

Pone fin a su segunda etapa como rojillo tras haber militado antes en el equipo de Segunda División.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos