«Me encanta esta presión»

«Me encanta esta presión»

Alfaro subraya que «ser líder y la exigencia por mejorar siempre es bueno»

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés arrancará este fin de semana aupado a lo más alto de la clasificación, a expensas del resultado que coseche esta tarde el Burgos en Zubieta ante la Real Sociedad B. Un hecho que lejos de añadir más responsabilidad debe servir de acicate y suponer una inyección de moral para el equipo, tal y como expone Pablo Alfaro, su entrenador.

«Me encanta verme arriba, como entrenador es lo que me gusta que, a día de hoy, nos vean todos por encima y que el respeto lo vean con los resultados. ¿Que añade una presión? Pues hombre, sí, pero es peor cuando ves que no llegas, que estás abajo, que te falta mucho y que no tienes recursos», matizó.

Haberse encaramado al liderato tras solo cinco jornadas no se entiende que sea prematuro a falta aún de 33 encuentros del campeonato. Todo lo contrario. Alfaro considera que esa responsabilidad «hay que admitirla. Falta mucho y cualquier jornada puede variar el puesto, así que la posición no nos debe preocupar en demasía, pero creo que estamos logrando ser un equipo respetado desde el inicio».

Porque no duda en reconocer que al equipo «le queda todavía» para ser el bloque que él quiere mostrar. Confía en que cada partido se dé un paso más y que mañana ante el Bilbao Athletic el resultado, que es lo fundamental, llegue también acompañado de un encuentro completo.

«Ojalá seamos capaces de hacer un partido redondo este domingo, de llevar a la practica todo lo que se plasma durante la semana en el entrenamiento, pero hay un rival que te exige situaciones distintas y no es sencillo». Acepta, en este sentido, que al Mirandés se le exija más.

«Nos vemos tan arriba que, lógicamente, todos queremos un poco más. Esa exigencia me parece bien, hay que tenerla todos y cuanto antes llegue, mejor. Trabajamos para ello, pero no es tan fácil de conseguir y lo que está claro es que sumando y con victorias, va a ser mucho más sencillo».

Equipo compacto y serio

Eso sí, la premisa fundamental pasa por no dejar de lado las características y las señas de identidad que quiere mantener siempre en el colectivo. «Que nuestro sello no lo perdamos como local, tenemos que seguir siendo un equipo compacto, serio, que tengamos el balón y que vayamos a por el partido. Que no nos conformemos con lo que tenemos hasta que pite el árbitro».

Es lo que pide a sus futbolistas, mensajes que ya han quedado interiorizados como ha quedado demostrado en las últimas semanas, donde tanto en la Liga como en la Copa el Mirandés ha mantenido la fe hasta el último instante, una convicción que ha conllevado la obtención del premio correspondiente para el colectivo en forma de goles.

¿Y el adversario que visitará mañana Anduva? El aragonés recalca que es un «rival diferente. Es un club poderoso, importante y un equipo en el que un porcentaje altísimo de jugadores del filial consiguen subir al de Primera División; lo tienen muy claro y ese ADN lo exprimen al máximo y con objetivos claros y bonitos como es ocupar los puestos de arriba en la clasificación».

El segundo conjunto del Athletic ha configurado una plantilla con la finalidad de ser protagonista en el Grupo II de Segunda División B. A pesar de su juventud y de que la misión principal es formar futbolistas para la primera plantilla, este cometido en un club como el de Bilbao siempre funcionará mejor cuando su segundo equipo esté en la máxima categoría posible. De ahí que el ascenso también entre dentro de sus planes. «Tienen un mister (Garitano) con experiencia en categorías profesionales y cuentan con jugadores contrastados», recuerda el preparador rojillo.

Es por ello que cree que el de este domingo en Anduva será «un partido diferente a los dos últimos, probablemente sí, más abierto. El resultado igual no es tan trascendental para ellos como para los demás, aunque quieren estar arriba y siempre son equipos más imprevisibles; depende del día que tengan».

Concluye la radiografía que hace de los cachorros al hacer hincapié en que «ellos mueven bien el balón, tienen buen trato y, además, velocidad arriba; están más cómodos con el balón que sin la pelota y nosotros, tenemos que plantear el partido al revés, para llevar la iniciativa».

Respecto a la plantilla, todos están disponibles a excepción de Igor Martínez. «Las pruebas médicas han dado como resultado que se trata de una lesión leve y que no sufre nada importante, lo cual ya es bastante positivo; es la duda que tenemos, pero si no está para este partido probablemente para el que viene ya sí que esté». La siguiente cita, el domingo, 1 de octubre, será en Vitoria (Olaranbe).

Alfaro facilitará hoy la convocatoria después de la sesión matinal programada en el campo 2 (ayer fue a puerta cerrada en Anduva). Hasta la fecha, cuando el encuentro se ha disputado en Miranda, ha citado a todos los efectivos, mientras que una hora antes del partido de turno es cuando ha hecho pública la nómina definitiva, con los 18 elegidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos