Eloy recalca que la exigencia y la autocrítica «por supuesto que son buenas para lograr el objetivo»

Al jugador del Mirandés no le sorprenden las críticas de la afición por el juego porque «aun yendo líder, eso nos permitirá seguir creciendo»

ÁNGEL GARRAZA

«Somos conscientes de que todavía se pueden hacer las cosas mejor, de que tenemos margen de mejora», asegura Eloy Gila al hacer referencia a que la exigencia y la autocrítica «por supuesto que son positivas para seguir creciendo». Deseos de mejora y ambición es lo que se palpa en el seno del líder del Grupo II, un Mirandés que, como apunta, «todavía tiene que mejorar».

El nivel de autocrítica que tiene un conjunto que aspira a todo debe ser, y es, alto. El jugador catalán agrega, en este sentido, que «no me sorprenden las críticas de la afición; tiene su opinión y es muy respetable. Es verdad que hay margen de mejora, pero también que el equipo es prácticamente nuevo. Llevamos apenas dos meses de competición y poco a poco se irá consiguiendo el nivel óptimo».

El de Sabadell considera, no obstante, que «si mientras tanto logramos los resultados que vamos buscando, que son las victorias, crecer a partir de ahí es mucho más fácil». Y es que, «cuando el equipo va líder y aún tiene el ansia de querer ser mejor, creo que eso es lo que nos va a llevar a cumplir los objetivos».

La valoración que efectúa este futbolista que recaló en verano en el club respecto al periodo ya transcurrido es «muy buena. Pese a las dificultades que hemos tenido en algunos partidos, incluso cuando el equipo ha tenido los resultados en contra, lo que ha demostrado es tener mucha fe. Pelear hasta el final, porque eso es muy importante».

Eloy tiene claro que «comenzar bien el inicio de liga es muy bueno porque ayuda a crecer como equipo, como grupo y en el trabajo día a día». La tabla dice que el Mirandés es el primer clasificado del Grupo II, posición que lejos de añadir más responsabilidad de la debida lo que origina es más motivación si cabe.

Acerca de la competición, el futbolista de carácter ofensivo probó con el Albacete parte del actual Grupo II, donde ya la campaña pasada aparecían los equipos vascos. Ahora, sin embargo, se han añadido más conjuntos del norte, de hecho está integrado por todos a excepción de los gallegos, y han desaparecido los castellanomanchegos, madrileños y canarios de este lote. Destaca, por encima de todo, la igualdad.

«Ya lo sufrí, es un grupo muy competitivo, sobre todo cuando sales fuera de casa y en este inicio de competición se está demostrando. No hay casi grandes goleadas, los resultados son victorias por la mínima o empates; te viene a casa el colista y lo pasas mal para ganar. Aunque la clasificación puede servir a efectos de puntos, a un partido cuesta mucho ganar al rival, a cualquiera», sostiene.

«Puedo dar mucho más»

En el capítulo personal, no oculta su satisfacción por la confianza que ha depositado en él su entrenador. «Estoy contento con los minutos que he tenido y con la confianza que me está dando el mister», si bien acto seguido subraya que «sé que puedo dar todavía mucho más».

A pesar de ello, de que aún no ha alcanzado el nivel futbolístico que tanto él mismo como la afición rojilla esperan de Eloy Gila, mantiene que está satisfecho con la andadura y el devenir tanto interno como externo que sigue el equipo.

«Y con los compañeros. Al final, se está demostrando que la gente que sale del banquillo está ayudando mucho al bloque y, salga quien salga, lo importante es que siempre aporta. En ese sentido, tenemos una cosa muy buena», asegura el mediapunta, que ha intervenido en cinco de los ocho encuentros de competición disputados, en los que en tres formó parte del once inicial.

Fotos

Vídeos