Un ejemplo de la progresión colectiva

Un ejemplo de la progresión colectiva

El extremo Yanis eleva sus prestaciones y consigue sus tres goles en los dos últimos partidos

ÁNGEL GARRAZA

Yanis había pasado casi desapercibido, sin demostrar todo el fútbol que lleva dentro en cuanto a desborde, verticalidad y remate. Le faltaba soltarse, al igual que a otros efectivos de la plantilla mirandesista. Lo va haciendo, como se demuestra si se repasan sus últimas actuaciones.

El extremo izquierdo ya destacó en el partido disputado ante el Burgos, rival frente al que cuajó un buen encuentro en la segunda mitad, hasta el punto de que mientras permaneció sobre el césped solo le faltó el gol en las ocasiones que generó –una muy clara tras deshacerse de varios contrarios, pero su disparo con la diestra, su pierna menos buena, se fue desviado–. Contra el Caudal protagonizó una buena primera parte, periodo que coincidió con su primer gol oficial como rojillo en el campeonato de la regularidad al chutar desde dentro del área.

Se convenció de que su faceta anotadora, al igual que la del resto de miembros de la plantilla, puede ser importante para el equipo, entre otras cuestiones porque así no se depende de manera exclusiva de un futbolista, en este caso Cervero, que es el que manda en la tabla de realizadores con diez dianas en doce encuentros. En el de este miércoles contra el Lealtad no participó. Tal fue el convencimiento del ex del Bilbao Athletic que frente a los de Villaviciosa fue el futbolista que rubricó con sus dos dianas la victoria, merecida, del líder.

Una llegó después de recoger un rechace en el segundo palo, una acción más propia de un hombre de área y la segunda la obtuvo con la cabeza tras un buen centro de Kijera por el costado izquierdo, que se hizo con el balón por insistir en la presión, lo que motivó que el extremo se fuera en dirección a la portería contraria para intentar aprovechar la asistencia del capitán. Como así fue al lograr el segundo y definitivo tanto.

El franco argelino ha materializado sus tres dianas en los dos últimos encuentros. Su mayor atrevimiento a la hora de encarar a su par y de producir acciones de peligro en la meta rival han llegado de la mano de un acierto rematador que hasta hace unas semanas le había faltado.

En pretemporada ya demostró que «es muy vertical, incisivo y que en muchos partidos, aunque no marque, siempre tiene alguna opción y eso da mucha riqueza», dijo de él su actual entrenador, Pablo Alfaro al acabar el choque frente al Lealtad, en el que el futbolista rojillo acaparó protagonismo. Merecido.

Es un hombre que se mueve por el frente de ataque y que se debe unir al capítulo goleador del primer clasificado del Grupo II de Segunda B. Tiene cualidades y es un hecho que ha interiorizado, como así lo refleja su producción durante el juego y ante el marco contrario.

Yanis es solo un ejemplo de la progresión que mantiene un equipo que va a más. Al margen de la poca o mucha calidad que puedan tener sus últimos rivales –ante adversarios peores, como el colista Peña Sport, lo pasó mal para ganar a principios de septiembre–, lo cierto es que el trabajo sobre el césped refleja una evolución positiva.

Sigue sumando puntos y victorias, igual que al comienzo, pero hasta hace unas semanas le faltaba plasmar esos resultados positivos en óptimas sensaciones en cuanto a juego. En sus últimos compromisos las está dejando con independencia de quien juegue en el Mirandés que es, asimismo, lo más importante.

Melli fue el central en Mieres, marcó gol y Mario cumplió en la banda derecha frente al Caudal. Ni uno ni otro jugaron contra el Lealtad, un partido en el que se vio la mejor versión en ataque y defensa de los dos laterales que fueron titulares: Paris y Kijera.

Albistegi había desaparecido de las alineaciones y mientras le duró la ‘gasolina’ este miércoles, contribuyó al buen juego del equipo con una salida de balón muy aseada, sin perder equilibrio defensivo. Peláez y Camacho conectaron hasta que las fuerzas se lo permitieron y ambos contribuyeron al buen juego asociativo del grupo e Igor –un hombre llamado a ser importante– va sumando puntos. El líder ejerce ya como tal. En puntos y en juego.

Fotos

Vídeos