«Hay que disfrutar la eliminatoria»

Un concentrado Pablo Alfaro se dirige al vestuario de Anduva en el descanso del anterior duelo ante el Gernika./ AVELINO GÓMEZ
Un concentrado Pablo Alfaro se dirige al vestuario de Anduva en el descanso del anterior duelo ante el Gernika. / AVELINO GÓMEZ

Alfaro tiene claro que es el emparejamiento «estrella» para todos y que son los partidos que «soñábamos al principio con jugar»

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

El 'todopoderoso' Mallorca aguarda mañana al Mirandés en la eliminatoria «estrella» de campeones por el ascenso a Segunda División. Aunque no por el hecho de que el cuadro balear nade en la abundancia económica gracias a la inyección que le llega desde Estados Unidos, los rojillos se toman el emparejamiento con una menor responsabilidad. Todo lo contrario.

«No elimina presión; esta eliminatoria era el titular incluso en los medios nacionales y lo que tenemos que hacer es disfrutarla. Son dos encuentros en los que hay que competir, sabiendo que es un partido de fútbol», afirmó el entrenador, Pablo Alfaro, en su comparecencia pública ante el choque de ida que se jugará el domingo en Son Moix a partir de las 12 del mediodía.

El técnico ve a sus jugadores enchufados y en óptima disposición para encarar este enfrentamiento. Al fin y al cabo, estos son los choques que a todo futbolista le gusta disputar. «Nos ha venido muy bien tener un grupo tan competitivo. Los cuatro primeros equipos clasificados son los que más puntos han obtenido en toda la categoría. Vamos con la conciencia tranquila y eso es bueno, porque no hemos tenido tregua en el campeonato, esas dos o tres jornadas que te sobran al saber que eres ya primero. Es lo que le ha pasado al Mallorca».

Un adversario que «es el rico, el potentado de la categoría», reconoce el preparador aragonés. «Cuando empezó la Liga, como equipo recién descendido que era, ya se sabía. Es un club con una estructura de Primera División, de una ciudad grande, con masa social e historial detrás. Todo eso lo sabemos. Pero eso es el envoltorio y ahora, el fútbol es el que tiene que decidir. La ventaja que tiene para nosotros es que todo el mundo puso las orejas tiesas cuando nos tocó medirnos a este rival y eso lo tenemos que aprovechar. El campeonato fue bonito de vivir, ya que no se da todos los días, pero eso ya es historia».

La recta final de la competición doméstica supuso una diferencia: mientras los rojillos se jugaban el título, los bermellones ya lo habían conseguido. «A ellos les dio el colchón que tenían tras no ganar durante siete partidos, pero es que los de atrás no apretaron como sí hicieron los de nuestro grupo. Y ahora, estamos ante dos partidos que son los que soñábamos con jugar al principio de la temporada».

Y, además, se produjo otro hecho que se acogió con agrado: «Lo que también queríamos en un sorteo, que el desenlace fuese aquí, en Anduva: esas son palabras mayores. Queremos que sea así. Y para eso, nuestra intención es traernos un buen resultado de allí».

El Mirandés va a dar la cara

El de Zaragoza, en este sentido, se muestra con confianza. «Tenemos gente que ha disputado muchos 'play offs', que ha jugado en Primera, en Segunda y con experiencia. Estoy muy convencido de que el equipo va a dar la cara a sabiendas de que es un buen rival y de que hay futbolistas en Segunda A a los que les encantaría cobrar lo que cobra alguno del Mallorca en Segunda B. Pretendemos que eso no se traduzca en el terreno de juego».

La escuadra insular, no obstante, «es un equipo grande en Segunda B, con gente que tiene muchas tablas en categorías superiores. Se han tenido que adaptar enseguida para responder a la exigencia de estar arriba desde el primer momento y lo han llevado muy bien».

Alfaro advierte que los baleares «disponen de recursos, suelen variar muy poco sus alineaciones y tienen un reparto de minutaje en el que solo trece, catorce futbolistas acumulan casi todo». Hizo hincapié en que los locales mañana «tienen desborde por fuera, velocidad y futbolistas con pegada. Pero es lo que les decía a los chicos, no vamos a jugar un 'play off' de campeones con un equipo malo. Vosotros sois igual de buenos».

A falta del último ensayo de esta mañana, y salvo imprevistos, el cuerpo técnico cuenta con todo el plantel para afrontar el partido en la isla. No hay sancionados ni tampoco lesionados. Gorka Kijera, en alguna sesión de esta semana, se ejercitó al margen del grupo, «pero solo por precaución más que porque sufra un problema real. Fue una situación puntual, el día anterior ya entrenó y ayer también», precisó el mister del Mirandés.

Todos están listos para preparar el primer asalto de una eliminatoria que dentro de ocho días podría devolver a los rojillos a la LFP en el que sería su segundo ascenso de la historia a la categoría de plata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos