«Tenemos que cambiar el ‘chip’ del derbi e ir a Mieres al cien por cien»

Antonio Romero es uno de los fijos en la medular del Mirandés./Avelino Gómez
Antonio Romero es uno de los fijos en la medular del Mirandés. / Avelino Gómez

Romero lo considera necesario para el partido del domingo

ÁNGEL GARRAZA

El centrocampista rojillo acaba de hacer 22 años (el pasado día 12), celebración en la que, tras aquel entrenamiento, participaron jugadores y técnicos en Anduva. El sevillano es un jugador integrado en el club y en la ciudad, «vine a Miranda a pasar frío, pero esto no tiene nada que ver», apuntaba ayer entre risas tras la sesión preparatoria que acabó cerca de las 12.30 horas en El Mazo, bajo un intenso sol y una temperatura más que agradable a pesar de las fechas otoñales. El futbolista se ha hecho con un hueco en el equipo y forma parte de la columna vertebral del Mirandés en la medular, donde comparte zona con Rúper, éste más retrasado y centrado en las labores de contención. El jugador andaluz tiene la misión de crear juego y con este cometido ha participado en los diez encuentros que ya son historia del presente campeonato; en nueve, ha figurado en la alineación de Alfaro. Acumula 827 minutos y solo se ha perdido sesenta de los 900 transcurridos. Comenzó ubicado en la demarcación de media punta, sin embargo con el paso de las jornadas retrasó unos metros su posición para ser el canalizador del juego ofensivo, tarea a la que también intenta contribuir el centrocampista navarro. Al margen de otras virtudes, el magnífico golpeo que tiene Romero a balón parado será importante dentro de dos días en tierras asturianas. Tras concluir ayer el ensayo en el campo de hierba artificial atendía a este periódico a pie de campo.

– ¿Qué tal va la semana, atípica, con tres entrenamientos programados en Haro para adaptarse a la hierba artificial?

–Es una semana diferente. Gracias al trabajo que se realiza en el club, tenemos a nuestra disposición un campo de hierba artificial para adaptarnos lo mejor posible a lo que nos vamos a encontrar este domingo, una superficie distinta a la que estamos acostumbrados, pero a la que nos tenemos que habituar para poder hacer un buen partido el fin de semana en Mieres.

– El equipo viene de jugar un derbi provincial, un partido con mucho ambiente. ¿Cuesta ahora cambiar el ‘chip’ para medirse a un equipo que está ubicado en puestos de descenso y hacerlo, además, en césped sintético?

–Sí que puede costar por esos condicionantes, pero hay que cambiarlo, además es verdad que el próximo es un partido que se nos va a presentar muy complicado. Ya tenemos los precedentes de equipos que estaban en la zona baja de la clasificación y ante los que nos ha costado mucho sacar el resultado. Así que vamos a ir con la máxima ilusión posible y después de haber trabajado en un césped similar estos días, pienso que esa aclimatación nos va a ayudar a conseguir un buen marcador en Mieres este fin de semana.

–El Caudal es antepenúltimo clasificado del Grupo II, es el que menos goles marca de toda la categoría, aunque recibe también pocos. Así que, para este compromiso, confianzas las justas...

–Sí, se está viendo que todos los equipos de Segunda División B son complicados. Ya hemos jugado ante conjuntos que no están bien clasificados, como la Peña Sport o el Vitoria, que están abajo, partidos que nos han costado mucho sacarlos adelante y el de este próximo domingo no va a ser menos. Va a ser un encuentro muy difícil porque o entramos y estamos durante todo el tiempo que dure el partido en Mieres al cien por cien o no obtendremos un buen resultado de allí.

–Las jugadas a balón parado, siempre importantes, ¿cobran más relevancia en este tipo de campos y encuentros?

–Sí, son fundamentales en este tipo de campos. Ya las hemos empezado a trabajar, estamos haciendo hincapié en estas acciones para este partido porque son jugadas que pueden ser determinantes siempre y más, en esta clase de encuentros.

–El equipo mantiene la distancia con respecto a sus perseguidores tras el último empate. ¿Este hecho aporta más seguridad para continuar con la progresión?

–Es que el resultado del derbi, al final, fue muy bueno. Quizás el equipo acabó ese partido un poco desilusionado porque nuestra intención era ganar; es lo que persiguió en todo momento y lo que nos hubiera gustado conseguir, ya que planteamos muy bien el encuentro, pero pasados los días y viendo los otros resultados que deparó la anterior jornada, creo que el punto que logramos se convierte en un puntazo. Volvemos a abrir brecha con el resto de perseguidores del grupo y eso siempre te da confianza y seguridad en lo que estás haciendo.

–Y con el quinto puesto, que ahora es para la Real Sociedad B, que está a cinco puntos.

–Por supuesto, vamos sacando ventaja, progresando cada semana y lo que es más importante a estas alturas de la temporada, nosotros siempre manteniéndonos en las posiciones de ‘play off’ de ascenso a Segunda División.

Ganar a domicilio es un plus

– Comentan los jugadores del Caudal que recibir al líder siempre supone un extra de motivación. Pero, ¿puede ganar alguien en estímulo al primer clasificado?

–No, porque siempre va a estar motivado. Ese extra de motivación que dicen los rivales que tienen lo vamos a tener todos los partidos. Aparte de que para nosotros también nos supone un plus ir allí, a Mieres, a un campo complicado, enfrentarnos a un adversario que se está jugando salir de los puestos de descenso que actualmente ocupa y sacar los tres puntos en juego para continuar en el buen camino.

– Y Antonio Romero, ¿está ya asentado en el centro del campo del equipo en su primera temporada en el Mirandés?

– La verdad es que estoy muy contento con la confianza que me están transmitiendo desde que llegué tanto el cuerpo técnico como desde el propio club. Lo que intento, por mi parte, es devolver esa confianza que me están dando haciendo buenos partidos y buenos entrenamientos cada día; y estar siempre al cien por cien para rendir al máximo en cada jornada.

Fotos

Vídeos