Bruno Rivada ficha por esta temporada

El futbolista se ejercitó con sus nuevos compañeros; él y Undabarrena son las caras nuevas. /Avelino Gómez
El futbolista se ejercitó con sus nuevos compañeros; él y Undabarrena son las caras nuevas. / Avelino Gómez

El central, de 22 años, entrenó ya con el resto de la plantilla en su primera toma de contacto tras firmar por el Mirandés

ÁNGEL GARRAZA

Los responsables del Mirandés y el jugador de Redondela (Pontevedra) y su entorno llegaron a un principio de acuerdo la semana pasada. Ambos clubes estaban, asimismo, conformes con el traspaso al conjunto rojillo de Bruno Rivada, un futbolista que mantenía hasta junio de 2018 contrato con el Pontevedra, así que era cuestión de días que el defensa central, de perfil zurdo, 22 años y 1,88 metros de altura, se incorporase a las órdenes de Pablo Alfaro, el entrenador que también dirigió al bloque gallego en la década anterior. Ayer, el Mirandés hizo oficial su contratación para lo que resta de temporada.

Aunque es de suponer que en función del grado de satisfacción que muestren ambas partes (jugador y club rojillo) haya quedado una puerta abierta para propiciar su continuidad dada la juventud del nuevo efectivo mirandesista. De momento, ayer ya se incorporó a la disciplina de la primera plantilla y se ejercitó a las órdenes del cuerpo técnico. Llega, al igual que Undabarrena semanas atrás, rodado, con competición jugada en la misma categoría, aunque en otro grupo de Segunda B (el I), al haber intervenido en trece encuentros de la actual liga. Habrá que esperar a la decisión que adopte Alfaro sobre su inclusión en la lista del domingo para Tafalla o se decanta por citar a los otros tres centrales que tiene disponibles, que son los que comenzaron la temporada con el equipo en verano.

El Pontevedra quería encontrar un sustituto para este jugador antes de posibilitar su marcha. Esta es la razón principal que ha demorado algún día más su contratación por el Mirandés, que ahora ya dispone de cuatro defensa para el eje (Melli, Prieto, Puerto y Rivada, que también se podría ubicar como lateral izquierdo) además de Paris y Mario para el costado derecho y de Kijera para el zurdo. Son siete defensas en nómina. Una línea que tiene ya cerrada hasta el final del curso.

Fortaleza física

El futbolista sub-23 se caracteriza por su fortaleza física. Es potente en el juego aéreo y contundente. Ha jugado las últimas tres temporadas en la categoría de bronce del fútbol español, siempre enrolado en las filas del conjunto de su provincia, el Pontevedra, con el que ha disputado más de 50 partidos.

Un total de 17 encuentros disputó en su primera campaña como granate –en la temporada 2015/16– para consagrarse después con 28 partidos el curso pasado en el que los gallegos consiguieron la clasificación en el Grupo I de Segunda División B para los puestos de ‘play off’ de ascenso a Segunda A. Rivada fue titular y disputó los 90 minutos de los dos encuentros correspondientes a la primera eliminatoria, en la que cayeron ante el Murcia.

El pontevedrés se ha convertido en el segundo fichaje que llega a Miranda en el mercado de invierno después de la incorporación de Eneko Undabarrena y de la marcha, al mismo tiempo, de Albistegi al Lleida. El mediocentro se estrenó como rojillo en su primera semana en el club al debutar en El Molinón frente al Sporting B, mientras que en Anduva contra el Racing de Santander este pasado domingo no fue de la partida. Permaneció en el banquillo.

Todo hace indicar que el ex del Leioa sí que volverá a jugar este fin de semana ante un rival como la Peña Sport y en San Francisco, en un escenario donde el bilbaíno podría mostrar sus cualidades en el puesto de pivote.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos