Anduva recupera la ilusión

¿Anduva o Las Gaunas? Era, este pasado domingo, el campo donde juega la UDLogroñés./
¿Anduva o Las Gaunas? Era, este pasado domingo, el campo donde juega la UDLogroñés.

Hacía años que la hinchada rojilla no se desplazaba de forma tan masiva como lo hizo este domingo a Las Gaunas

ÁNGEL GARRAZA

Es un hecho inusual en un partido de liga regular de Segunda División B. Desplazar a unos 1.400 seguidores –más de 1.100 entradas se habían vendido hasta el viernes, a las que hay que sumar las que se despacharon en la taquilla de Las Gaunas antes del partido a aficionados que fueron sin localidades, pero que sabían que estaban a la venta– no es nada común. Es una circunstancia que no solo ha sido motivo de elogio en Logroño, ciudad que hace tiempo que abandonó el fútbol de élite y que no está acostumbrada estos años a la visita de tantos aficionados foráneos, sino que está siendo destacada por medios de comunicación de ámbito nacional, que se hacen eco de este seguimiento y del ritual en el que interactúan tras el partido la afición y el equipo al completo, también los más introvertidos del plantel, alentados por su entrenador.

Un acto, el saludo puesto de moda por la selección de Islandia, que va más allá del hecho en sí. Pone de manifiesto la unión entre la afición y la plantilla y, al mismo tiempo, traslada al exterior un mensaje muy claro de unidad y de fortaleza, tanto para los rivales del Grupo II como para los que se podría encontrar en el ‘play off’ de ascenso a Segunda, competición que va camino de jugar si mantiene su actual trayectoria. Y, en general, a todos los estamentos que componen la categoría en la que milita actualmente el Mirandés. No es lo mismo eso que ser líder con un reducido seguimiento de aficionados en las gradas, con escaso respaldo.

Anduva ha recuperado la ilusión y la conjunción entre la afición y la grada, auténtica seña de identidad de un club modesto, que la distingue del resto y que no se debió poner en duda porque es una de las razones donde radicó el éxito obtenido en fechas recientes. La popular marea rojilla que se dio a conocer en campañas pretéritas y que generaba numerosas simpatías, sin originar problema alguno, allá donde se presentaba, está de regreso. Y es que hacía años que no se contabilizaban tantos hinchas mirandesistas fuera de Anduva como los que se reunieron este pasado fin de semana en un lateral del estadio ubicado en la capital riojana.

Hay que remontarse a unos cuantos años atrás para confirmar tal desplazamiento masivo, que recordó a los que se vivieron en Segunda B o incluso Tercera, división amateur donde fue relevante la presencia de varios miles de mirandesistas en Segovia o Aranda, entre otras localidades, con los clubes adversarios esperando la llegada de la expedición rojilla (en Ávila no entró al campo al incrementarse allí los precios de forma repentina).

O en Segunda B, cuando en la campaña 2003/04 viajaron casi 3.000 hinchas a Burgos en un tren fletado para la ocasión, abarrotado, además de otros que fueron en vehículos particulares. O cuando se volvieron a encontrar Mirandés y Alavés en Mendizorroza tras el ascenso de unos y el descenso de categoría de otros con la asistencia de varios miles de rojillos (2009/10) al estadio alavesista. Presencia que, con el paso de las campañas, fue descendiendo debido, asimismo, a los incidentes que sufrieron seguidores de Miranda por parte de algunos hinchas del club blanquiazul.

Desbordó las previsiones

El millar de aficionados desplazados a Logroño las dos únicas veces que han coincidido en Segunda División B la UDLogroñés y el Mirandés (2010/11 y 2011/12) se quedó corto en esta ocasión.

Al margen de la cercanía existente entre las localidades, la buena trayectoria que mantiene un equipo que va de menos a más, el liderato, la comunión cada vez más palpable entre la grada y el equipo –y con el cuerpo técnico; Pablo Alfaro también agradeció, después de que lo hicieran los futbolistas, desde el rectángulo de juego el apoyo recibido por la plantilla en Las Gaunas–, la campaña emprendida desde la capital riojana –nada habitual en otros lugares– tendente a propiciar el hermanamiento entre aficiones, con continuos mensajes de amistad durante la semana previa al choque (y un trato exquisito) y la presencia de exmirandesistas ilustres, apreciados por su sencillez fuera y su calidad dentro del campo, en las filas del conjunto blanquirrojo son algunos factores que propiciaron este masivo desplazamiento, que desbordó las previsiones iniciales.

¿Anduva o Las Gaunas? Decía Igor Martínez en un mensaje que dejaba patente que el equipo estuvo arropado en todo momento en el campo riojano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos