Anduva quiere cerrar el año con un triunfo

La plantilla solo tiene en mente que los puntos se queden en casa. /Avelino Gómez
La plantilla solo tiene en mente que los puntos se queden en casa. / Avelino Gómez

El Mirandés se despide hoy de su campo hasta el año próximo con el objetivo de sumar tres puntos y de volver a la senda de las victorias en casa ante un incómodo y físico Arenas

ÁNGEL GARRAZA

La primera vuelta y el año futbolístico acabarán el próximo domingo en el campo del Gernika, pero Anduva baja esta tarde un telón que no se volverá a levantar hasta el mes de enero. Deja atrás un aciago 2017, principalmente en una horrible primera mitad de ejercicio para la hinchada rojilla porque se consumó el descenso de categoría después de los cinco años que pasó el club en Segunda. La intención es que hoy se ponga fin a las comparecencias del equipo rojillo en Miranda – que no regresarán hasta dentro de un mes– de una forma muy diferente a cómo se clausuró la anterior campaña, en el ecuador de un ejercicio que está a punto de expirar.

El camino emprendido en la segunda mitad del año invita al optimismo. El Mirandés es líder en solitario del Grupo II y sus números alimentan la esperanza de una afición que quiere ver a su equipo ganar en el último choque del curso como local. Y de paso, quitarse ese regusto amargo que dejó el último partido en la condición de anfitrión, que acabó con la única derrota hasta la fecha cosechada en casa, ante la Real Sociedad (0-2).

La reacción fue inmejorable al superar con mucha solvencia (0-3) al Real Unión siete días después y ahora toca despedirse de los duelos de casa, a falta del último programado en tierras vizcaínas, de la mejor manera posible: con un triunfo, tres puntos más y manteniendo al menos las distancias con sus inmediatos perseguidores. Un argumento, este último, nada baladí.

«Volvemos a casa, a disfrutar con nuestra gente y de nuestro escenario», decía el día anterior Pablo Alfaro ante la presencia esta tarde del Mirandés en su hábitat natural.

El primer clasificado suma 17 puntos en su terreno de juego por 22 los que ha conseguido fuera. Eso sí, con un partido más a domicilio. Ha ganado más como visitante, donde parece que se desenvuelve con mayor soltura aunque la idea con la que parte y encara todos los choques es idéntica en cualquier campo y en Anduva.

Otro reto, por lo tanto, es equilibrar esos datos –tampoco son malos en Miranda, donde ha cosechado una derrota y dos empates, por cinco victorias– y, sin perder la vitola de mejor visitante del grupo y uno de los más cualificados de toda la categoría (junto al Fuenlabrada), reafirmar su condición de conjunto poderoso a orillas del Ebro.

El entrenador tiene a su disposición a 19 efectivos. Realizará un descarte y está por ver las condiciones en las que se encuentra Melli, que se ha ido sumando de forma progresiva al grupo esta semana. No parece que vaya a ser de la partida si no se encuentra al cien por cien. La pareja de centrales, si se confirma este hecho, volverían a ser Israel Puerto y David Prieto.

Alfaro recupera a Rúper, indiscutible toda la temporada en las alineaciones salvo en el partido de Irún, que se perdió por acumulación de amonestaciones. Así que todo hace indicar que se ubicará en el centro del campo, por delante de la zaga.

Respecto al Arenas de Getxo, un histórico del fútbol español que lleva muchas décadas entre los clubes más modestos, llega sin bajas. El técnico Jon Pérez, Bolo, no acostumbra a facilitar convocatoria, así que la hará pública esta tarde. En principio, hasta ayer tenía a todos los miembros de su plantilla disponibles, incluido Aitor Ramos. Se trata de un delantero, punta de referencia para el Arenas, de 32 años que llegó a debutar en Primera División con el Athletic años atrás (temporada 2007/08). El bilbaíno jugó ya ante el Gernika la semana pasada y podría tener minutos hoy.

Un veterano en la portería

Txemi es su guardameta titular. De Bilbao, tiene 38 años y hoy formaría parte del once inicial. Ha disputado 16 de los 17 encuentros. La defensa estaría integrada por el barakaldés Aguiar, Diego Royo (exBilbao Athletic), el exrojillo Cabero o Luna y Zumalakarregui.

El gijonés Matador, exCultural Leonesa, que lleva dos campañas con la actual en el Arenas, ocuparía uno de los puestos en el doble pivote, cerca de donde se podría ubicar el durangués Uranga, con tres campañas ya en este club. Otro efectivo que acumula el mismo periodo en el equipo de Getxo, Luis Villa, estaría algo más adelantado junto a Dani López y Jon Xabier (exGuijuelo) o Jordan.

Arriba, Bolo siempre juega con una referencia atacante; en las últimas fechas lo ha hecho con Ontiveros, un madrileño de 21 años con dos tantos en su haber que recaló este verano en la entidad de Gobela. No obstante, si está en condiciones Aitor Ramos, lo más probable es que sea éste quien juegue.

El entrenador bilbaíno utiliza de forma habitual el esquema 4-2-3-1 y suele variar jugadores, hacer rotaciones. No acostumbra a plantear el mismo once inicial.

«Qué mejor escenario que Anduva y ante el líder para intentar ganar», afirma el mister vizcaíno que dispone en su plantel de un buen número de futbolistas que acumulan ya unos años en la entidad rojinegra. Muchos son de la zona, vizcaínos, que es la principal fuente de donde se nutre el rival esta tarde del Mirandés, el último que visitará Miranda en competición oficial este 2017. De ahí que los de Alfaro solo tengan en mente que los tres puntos se queden en casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos