Como en Anduva en ningún sitio

Osasuna B es el último equipo que logró en Miranda un gol (el día 1 de abril), aunque no pudo puntuar; los cuatro siguientes adversarios se fueron sin anotar./ AVELINO GÓMEZ
Osasuna B es el último equipo que logró en Miranda un gol (el día 1 de abril), aunque no pudo puntuar; los cuatro siguientes adversarios se fueron sin anotar. / AVELINO GÓMEZ

El Mirandés acumula cinco meses sin perder en la condición de local

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

Es una muestra más de la fiabilidad que ha mostrado el equipo de Pablo Alfaro en la recta final de la temporada cuando ha jugado en Anduva. Es evidente que cada partido es diferente y más, si está en juego una plaza en la final por el ascenso, donde de nada vale lo que se haya hecho con anterioridad, pero también es cierto que ayuda a afrontar con mayor optimismo un duelo en el que hay tanto en juego. Sin grandes diferencias de goles en los resultados finales, el campo rojillo ha sido inexpugnable en los últimos meses para todos los rivales que lo han visitado. Y la intención es que esta condición también afecte mañana al Extremadura UD, al que solo le vale ganar para clasificarse.

Hacerse fuerte como local y mantener la portería a cero era la consigna en pasados meses. Y se ha cumplido cada vez que el Mirandés se ha presentado ante una hinchada que este sábado volverá a llevar en volandas a sus jugadores. Los rojillos, en este sentido, acumulan cinco meses sin perder en casa. La última vez que algún oponente arrancó un triunfo fue el pasado día 21 de enero, cuando el Racing de Santander logró los tres puntos después de vencer por 0-1. Desde entonces, no ha vuelto a suceder algo parecido.

Tras ese choque se han disputado nueve envites, ocho correspondientes al campeonato doméstico y el de 'play off' ante el Mallorca y ningún adversario fue capaz de llevarse el triunfo de Anduva. El Izarra (4-3), el Vitoria (4-2), Amorebieta (0-0), Caudal (2-0), Osasuna B (2-1) y UD Logroñés, Real Unión y Gernika (1-0 en los tres partidos), además del Mallorca (0-0) fueron incapaces de doblegar al conjunto de Miranda, aunque a los baleares les bastó para ascender a la categoría de plata. Pero porque ganaron la eliminatoria en su casa, en la cita de ida.

Mantener la portería a cero es un aspecto primordial si se tienen en cuenta las características que presenta el bloque formado para una temporada que enfila su recta final.

Los de Alfaro también se pusieron manos a la obra en esta tarea. Y se han aplicado, como queda demostrado cada vez que los rivales han visitado en las últimas fechas el feudo mirandesista. Desde mediados del mes de febrero, solo han encajado un gol como bloque local, el que consiguió Osasuna B el día 1 de abril, si bien no sirvió para que los de Pamplona puntuaran porque la victoria se quedó en Miranda (2-1).

Siete compromisos se han disputado desde que el Vitoria lograra dos dianas (4-2) y el Mirandés solo ha recibido un tanto en los siguientes choques. Amorebieta, Caudal, UDLogroñés, Real Unión y Gernika en la Liga se fueron de vacío en materia realizadora (los primeros fueron los únicos que pudieron puntuar) mientras que el Mallorca apenas inquietó y creó peligro al Mirandés en la cita de vuelta de la eliminatoria de campeones.

Aunque la idea de los bermellones, tal y como se pudo comprobar, era dormir el duelo, que no se jugase y que no hubiese ritmo, en ningún caso quisieron echarse tan atrás, como reconoció posteriormente su entrenador, Vicente Moreno. Querían atacar cuando estuvieran en posesión del balón, pero no lo consiguieron. Todas las líneas rojillas efectuaron un óptimo trabajo en materia defensiva ante una escuadra que contaba con hombres determinantes en la zona ofensiva.

Una labor en la que ha destacado la escuadra de Alfaro cuando ha ejercido de anfitrión. También como visitante, si se exceptúan los primeros 25 minutos jugados el domingo de San Juan del Monte en Son Moix.

7 triunfos y dos empates

Siete victorias y solo dos empates (ambos sin goles) es el bagaje que presenta en sus nueve últimas comparecencias en el Municipal. Un saldo más que positivo, solo ensombrecido por no haber podido culminar la faena ante los de Palma, si bien como señala Undabarrena, ese partido también conllevó aspectos positivos respecto a la comunión equipo-afición.

Salvo la excepción ya mencionada de los primeros compases del duelo en Mallorca, el equipo rojillo está firmando, en los minutos siguientes, un buen 'play off', principalmente en tareas defensivas. Dos equipos que se caracterizan por su poder ofensivo como son el Mallorca y el Extremadura se quedaron sin anotar en los dos duelos que siguieron al que se jugó en la isla.

El buen balance defensivo de todo el conjunto mirandesista y la aportación, en su mejor versión de toda la temporada en la retaguardia, de los futbolistas que ocupan las posiciones más retrasadas han contribuido a ello. Será necesario repetir esas sensaciones positivas mañana ante un rival que está obligado a ganar si quiere mantenerse en la fase de ascenso otras dos semanas más.

El Mirandés, por lo tanto, se aferra al fortín de Anduva para certificar el pase a la última final por el ascenso. El histórico campo rojillo y los jabatos, tanto dentro como fuera del rectángulo de juego, tratarán de conseguirlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos