Alfaro y el Mirandés hallan el equilibrio

Alfaro y el Mirandés hallan el equilibrio

Los números del líder muestran que a falta de un juego vistoso el equipo se muestra sólido y competitivo lo que le vale para seguir invicto

ÓSCAR CASADO

Nueve jornadas son las que se llevan disputadas. Casi un cuarto de la competición lo que hace que las posiciones y los números cada vez respondan más a una tendencia y no tanto a otros factores circunstanciales. Los rojillos son líderes destacados en el grupo, y pese a que no han encontrado aspectos como la fluidez en el ataque o la constancia en los partidos, los 23 puntos que acumulan se tienen que fundamentar en algo.

En este sentido, el técnico mirandesista, Pablo Alfaro, tras el encuentro en Amorebieta señaló como una de las virtudes de su equipo al equilibrio. Un factor determinante y que en su opinión «lo estamos encontrando», por lo que los suyos ya han logrado cumplir con uno de los objetivos que tenía el técnico, ya que señaló la importancia que le da a este aspecto.

«Hay que ser equilibrados», sentencio Alfaro, que añadió que «no haces nada si defiendes muy bien sino generas o si lo haces mucho y atrás eres débil. Al final te vas derritiendo como un azucarillo», defendió Alfaro ante esta virtud de los suyos. En esta línea, el encuentro contra el Amorebieta fue un claro ejemplo ya que Limones apenas tuvo que intervenir. Un elemento que no solo se destacó por parte del entrenador mirandesista, porque uno de los jugadores, como Igor Martínez, también apuntó a que él junto a sus compañeros habían desempeñado «un trabajo muy completo». Una sensación que se volvió a sentir porque en los tres últimos encuentros lo rojillos habían visto como el rival les hacía un tanto en cada uno de ellos.

La recuperación de esa fortaleza en la línea defensiva se mostró en Urritxe como en pocos duelos, algo que también es importante, por si solo y además de para encontrar el equilibrio.Por este motivo, Alfaro, indicó que «no hay equipo que esté arriba del todo y sea frágil atrás porque tienes que tener un caudal de fútbol brutal y no es tan fácil».

De hecho ese sigue siendo una de las cuentas pendientes para este Mirandés, ya que ante el Amorebieta a penas se crearon oportunidades, aunque en la segunda parte sí que llegaron. Unas ocasiones que sobre todo aparecieron cuando el marcador se puso de cara gracias al gol de Cervero. Un jugador en racha, que sin duda, también sirve de elemento a tener en cuenta para justificar los 23 puntos con los que cuentan los rojillos.

Bloque

El delantero asturiano es el ariete titular de un once que cada vez es más reconocible. Así lo asumió el técnico tras el duelo en Amorebieta donde explicó que con la entrada de Peláez desde el inicio se mostró una de las variaciones que se pueden hacer en él, en función de las necesidades que planteé el rival.

Y es que el banquillo pude ser otro de los puntos a favor que está teniendo el equipo rojillo, porque la gente que entra de refresco lo aprovecha. En este sentido, Alfaro señaló que «habla bien de ellos» ya que «creen y te aportan», resaltó el preparador mirandesista. Un elemento a tener en cuenta en una plantilla que no es amplia lo que supone un factor positivo porque «nadie se tira del barco y eso es de agradecer porque nos queda mucho trecho».

A pesar de los puntos positivos, el técnico no sé olvidó de los puntos en los que los suyos tienen que mejorar. Por ello apuntó a los peores momentos que tuvieron sobre el césped de Urritxe que coincidieron, en su opinión, «cuando bajamos el ritmo». Al margen de esto, Alfaro reflexionó sobre fases «en las que te crees superior, estás mostrando, pero no golpeas». Una mal que a su juicio está teniendo algo que ver con la dinámica, aunque resaltó que el camino está en lo que hizo su equipo en la segunda parte. Eso sí, no escondió que «tenemos que intentar llevar el ritmo de juego que nos interesa la mayor parte del tiempo».

Fotos

Vídeos