Alfaro incide en la fluidez con balón

El técnico rojillo hace un receso durante un entrenamiento de esta semana en el campo 2.
El técnico rojillo hace un receso durante un entrenamiento de esta semana en el campo 2. / Avelino Gómez

El entrenador espera que el Mirandés tenga ante el Sporting B protagonismo con la pelota durante más tiempo que en la primera jornada y más confianza

ÁNGEL GARRAZA

El equipo rojillo se prepara ya para afrontar la segunda jornada del campeonato. Un entrenamiento, el de esta mañana, que será el último ensayo antes de recibir al Sporting B, rival ante el que Pablo Alfaro espera que sus jugadores progresen en fluidez con el balón. «Queremos ser ya este domingo un equipo mucho más fiable, que tenga claro que de local tiene que ser protagonista; las mejoras van a llegar según van pasando las jornadas y los nuevos vayan metiéndose en la dinámica de trabajo, pero sobre todo queremos ganar en confianza para saber que nuestro rol es ser protagonistas durante el partido».

De ahí que el preparador rojillo haga hincapié en que «tenemos que ser más fluidos con balón». Esa es una de las mejoras que confía se aprecien mañana en Anduva con respecto a la jornada inaugural, siempre extraña al tratarse del pistoletazo de salida y más, tras un descenso.

«Posiblemente, sea en lo que más vamos a mejorar con respecto a Leioa, sabiendo que esta categoría, y en este grupo en particular, vamos a tener unos cuantos partidos parecidos al de Sarriena, sobre todo de visitante. Pero en casa, siempre respetando a los rivales, que lo vamos a hacer, debemos llevar el peso del encuentro», apunta Alfaro.

El hecho de jugar ante un filial, con las virtudes y defectos que tienen siempre estos equipos tan jóvenes, es una circunstancia que, en este sentido, podría beneficiar al bloque rojillo a la hora de tener más protagonismo con balón. La situación, en todo, será distinta a la que se dio en Leioa (primer partido, fuera de casa, un rival muy aplicado en la presión, etcétera).

«Seguramente, la propuesta va a ser distinta; es un filial muy joven, quedó campeón de su grupo de Tercera División y ascendió con cierta solvencia. Es un club que ha trabajado muy bien siempre la cantera, han salido muchos futbolistas de Mareo y esperamos un rival que nos plantee dificultades. ¿Se podrá ver un partido más vistoso? Posiblemente sí, no tan cerrado, aunque nadie sabe después cómo va a ser el devenir de los encuentros».

Incide, en que «mañana tenemos que empezar a ganarnos el respeto de los rivales; desde el primer día, que sepan que aquí van a sufrir, futbolísticamente; una cosa es decirlo y otra es plasmarlo en el campo; nosotros tenemos una parte importante que hacer y, además, necesitamos a nuestra gente, porque solos no vamos a poder lograrlo». El técnico subraya que los adversarios deben saber que «cuando vengan a Anduva los puntos se van a cotizar muy caros; nos tenemos que ganar su respeto».

Reclama un poco de paciencia para ir observando avances en el grupo, principalmente porque «somos un equipo nuevo y los mecanismos que pueden tener otros equipos nosotros lo tenemos que ir ganando poco a poco, lo que no quita para que sepamos nuestro rol en la categoría, que es ser importante y eso pasa por jugar y conseguir puntos».

Alfaro asegura que «estamos preparados para lo que se nos exige en Anduva»; sin embargo, considera que «es algo lógico, que no nos debe preocupar y es inherente porque el futbolista que viene aquí lo hace sabiendo a qué viene y eso, no nos tiene que asustar a ninguno». Eso sí, apunta que «ya en Leioa, los que se desplazaron pudieron ver que esto no es un camino de rosas, el trecho es largo y no va a ser un paseo militar porque no lo es para nadie y nosotros no vamos a ser diferentes a otros equipos poderosos de otros grupos también. Lleva su trabajo, los partidos van a ser muy disputados y los factores que inclinan los resultados hacia un lado no abundan porque cuesta mucho dinero y están en otras categorías superiores».

Así que las claves, a su juicio, pasan por «formar un bloque compacto y poderoso, por organizar bien el trabajo y por imprimir a los partidos el ritmo que creemos que el Mirandés tiene que dar».

El equipo deberá afrontar esta próxima semana un calendario apretado porque jugará tres encuentros en apenas siete días (Sporting B, Peña Sport en Copa y Racing). Entiende que no trastoca los planes, máxime cuando está arrancando la temporada. «Ojalá sean dos las semanas (significaría jugar la segunda eliminatoria), pero no trastoca mucho los planes porque ya lo sabíamos».

Además –apunta– «como hemos incorporado jugadores hace diez días, en lugar de pedir amistosos vamos jugando partidos oficiales, así que no me preocupa. Para eso tenemos una plantilla igualada, para que la gente pueda ir rotando y sobre todo ahora, al principio, porque todos los jugadores están alerta al querer ganarse un sitio».

Fotos

Vídeos