Alfaro: «Es una gozada y un orgullo sentirte tan arropado por la afición también fuera»

Alfaro: «Es una gozada y un orgullo sentirte tan arropado por la afición también fuera»

Cree que la presencia de más de mil rojillos en Las Gaunas no genera más exigencia, «porque ya se tiene, pero sí te anima más»

ÁNGEL GARRAZA

Es el primer desplazamiento masivo de la hinchada del Mirandés esta temporada. Por lo tanto, algo novedoso para el actual cuerpo técnico y para la mayoría de miembros de la plantilla. ¿Qué se comenta en el vestuario tras saber que más de mil rojillos se darán cita en Las Gaunas? «Es una gozada el sentirte tan arropado y que la comunión que tenemos con nuestra gente no sea solo en Anduva sino también a unos cuantos kilómetros es un motivo de orgullo, sobre todo por la ilusión que se está transmitiendo, que se palpa en la calle y que se contagia».

El entrenador, Pablo Alfaro, así lo entiende. «Si dijera que es un partido más, mentiría. Tenemos que vivir la ilusión de todo el mundo, no caer en la euforia desmedida porque no es el momento y todavía falta mucho para el final, pero sí disfrutar el día a día porque la vida son momentos y estos los tenemos que vivir y aprovechar».

Considera que el respaldo del público, que se confirmará este domingo en Logroño, no conlleva más exigencia de la que ya se impone el propio colectivo. «Es igual, la misma, pero sí que te anima más en tu trabajo saber que se va a desplazar tanta gente a un campo como Las Gaunas, a una ciudad como Logroño y para presenciar un encuentro especial. El domingo vamos a vivir un bonito espectáculo de fútbol porque nuestra gente, además de ir, va a estar animosa».

Y por todo ello, el equipo en palabras del aragonés «va a intentar que el viaje de vuelta sea todavía mejor para responder a la ilusión que se ha generado. La vecindad, el historial entre ambos, las veces que se han enfrentado hacen que sea un duelo atractivo. Somos una ciudad pequeña pero con encanto y que está ilusionada con el equipo».

El ritual del final

Así se demuestra con este viaje y con el ritual entre afición y jugadores, que ya se ha hecho habitual al final de los partidos. De momento, en los que se han conseguido los tres puntos. «La idea parte de los Jóvenes Jabatos y del Komando, de las peñas. Al principio te sorprende, quieres participar con ellos y poco a poco se va moldeando», afirma el de Zaragoza.

Una iniciativa que surge con un objetivo muy claro: aglutinar a toda la hinchada y sumar nuevos adeptos a la causa. «Queremos integrar a todos los que vengan al campo, nuestra intención es aglutinar a todo el mundo y si a los que no les gusta mucho el fútbol vienen por presenciar el espectáculo que se está viendo al final, mejor. Claro que eso te exige que compitamos, ganar y dar alegrías a nuestra gente, pero la magia del estadio pesa en los rivales. Somos más fuertes todos juntos».

La sintonía entre la grada y el plantel va en aumento. El actual inquilino del banquillo mirandesista tiene también una explicación al margen de la trayectoria deportiva. «El perfil de jugadores que hay ahora es distinto, por la calle lo sienten, se comunican con la gente, ellos están encantados de estar aquí y esta fortaleza es la que tenemos que explotar y, al mismo tiempo, exportar fuera», sostiene Alfaro.

Así afronta el Mirandés el encuentro de mañana con una afición que arropará en 1.200 seguidores a su equipo en la batalla de Las Gaunas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos